Los parámetros de calidad y de gestión ambiental suelen ser buenos aliados del consumidor para identificar si un producto cumple con características adecuadas de desempeño.

Por Revista Summa

Certificaciones, innovaciones desde la investigación y el desarrollo y el impulso de buenas prácticas sociales y ambientales elevan rendimiento de productos de consumo e incentivan menores costos para la sostenibilidad y el bienestar de las personas.

Aunque parezca paradójico, la próxima vez que esté frente a una estantería de supermercado, el precio del producto debería no ser su criterio principal de elección a la hora de ahorrar dinero. Antes, otros valores como el rendimiento, la efectividad e incluso la inocuidad del producto pueden ser importantes guías para optar por lo que más le convenga a su bolsillo.

El consumidor actual se destaca por tomar decisiones más informadas y cuanto más conoce los detalles de sus opciones de compra, mejor preparado está para hacer una adquisición inteligente.

Los parámetros de calidad y de gestión ambiental suelen ser buenos aliados del consumidor para identificar si un producto cumple con características adecuadas de desempeño. Uno de los más usuales es la normativa ISO, cuyas siglas en inglés responden a Organización Internacional de la Estandarización. De esta manera, un producto que cumpla, en su proceso de producción, con la normativa de calidad ISO 9001 y de ambiente ISO 14001, está dentro de los parámetros internacionales aceptados, lo cual es una característica convincente ya que las industrias que llevan a cabo procesos controlados, normalmente se encaminan hacia la mejora continua.

Acción a favor del mundo

Recientemente Florex obtuvo una certificación como “Empresa B”, otorgada por B Lab, una organización sin fines de lucro que apoya un movimiento global que utiliza los negocios como fuerza para el cambio hacia la sostenibilidad.

Esta certificación incluye a Florex dentro de una comunidad mundial de más de 2000 empresas que buscan generar un impacto positivo mediante sus altos estándares de desempeño social y ambiental y su transparencia en los negocios.

El valor de la investigación y desarrollo

No obstante, además de las normativas ISO existen también otros valores que bien pueden significar una gran diferencia cuando se comparan productos similares de diferentes fabricantes. Uno de estos criterios es la existencia de una unidad de investigación y desarrollo dentro de la industria.

Aparte de las ISO 9001 y 14001 para certificar sus procesos de gestión, Florex es una de las industrias costarricenses que ha apostado a la investigación y desarrollo para generar productos que sumen calidad y eficiencia a su oferta. Esta empresa que desarrolla productos ecológicos de limpieza ha hecho de esta unidad un bastión relevante de su competitividad en la creación de nuevos y mejorados productos.

Como explica Silvia Chaves, Vicepresidenta de Florex, los procesos de investigación y  desarrollo ejecutados por la empresa han promovido una constante revisión y mejora de las fórmulas, lo que ha redundado en altos niveles de desempeño por volumen consumido.

Chaves señaló cómo Florex ha comparado el resultado de emplear materias primas alternativas contra materias primas tradicionales. Estas mediciones, que evalúan la funcionalidad así como las características físicas y químicas de los productos es lo que les ha permitido ir desarrollando fórmulas mejoradas para ofrecer al público.

Estas innovaciones se reflejan en aspectos como las presentaciones en concentraciones altas, que resultan en un mayor rendimiento cuando son empleadas según las indicaciones del producto, lo cual a la larga, conlleva ahorros en el presupuesto doméstico. Otros avances de las fórmulas de Florex, por ejemplo, son los jabones para lavado industrial, los cuales requieren menos enjuagues y por tanto centenares de litros de ahorro en agua.

Huella ecológica tiene un costo

Las empresas responsables suelen cuantificar su huella ecológica y hacer ajustes para reducirla. Cuando se consumen productos de empresas con enfoque sostenible no solo premiamos a los negocios que hacen bien las cosas, sino que nos beneficiamos de tener un entorno ambiental más sano.

En 2016, según su último reporte de sostenibilidad, Florex redujo su consumo de agua empleado en la operación de la planta en un 90%, el 100% del agua utilizada fue tratada y reciclada en otras tareas. Así, por cada metro cúbico de producción, Florex solo dejó un tercio de metro cúbico de agua residual. A esto se suma el uso de energía alternativa; 104 paneles solares abastecieron un 90% de la energía requerida por la empresa. Por otra parte, la empresa logró revalorizar más del 50% de sus desechos al tiempo que redujo los que producía en un 87%.

Para la Vicepresidenta de Florex, “a través del control, monitoreo y determinación de la eficiencia de los diversos procesos se puede alcanzar la reducción en costos asociada a éstos controles y cuantificar la rentabilidad a largo plazo de implementar acciones en pro del cuido del ambiente”.

Pin It on Pinterest

Share This