El país exporta anualmente o a 50 mercados, unos 2 millones de cajas de ron fabricados, por valor de US$100 millones.

Por: Hoy Digital

La falta de creación de la denominación de origen del ron dominicano ha provocado que se comercialicen marcas de esa bebida que no cumplen con los procesos ni estándares de calidad requeridos, lo que amenaza con el buen prestigio que ha logrado la industria nacional del ron en varios países del mundo.

Anualmente están exportando a 50 mercados, unos 2 millones de cajas de ron fabricados en el país, por valor de US$100 millones.

Para este año se espera un crecimiento moderado de un 3% de esas exportaciones, debido a la crisis que afecta a países como España, que es uno de los principales mercados del ron elaborado en República Dominicana.

Durante una rueda de prensa celebrada ayer, el presidente de la Asociación Dominicana de Productores de Ron (Adopron), Augusto Ramírez Bonó, resaltó que las prácticas tradicionales y la calidad de los productores del auténtico ron dominicano han hecho que el mismo siga creciendo en el gusto de los consumidores más exigentes, “convirtiéndose en uno de nuestros bienes exportables de mayor valor agregado”.

No obstante, advirtió que la falta de la protección que ofrece la denominación de origen provoca una competencia desleal y constituye un riesgo latente para la marca país “Ron dominicano”.

Dijo que el país cuenta con la ayuda de la Unión Europea para lograr que denominación de origen de esa bebida alcohólica se logre, y que ya toda la documentación necesaria está depositada en la Oficina Nacional de Propiedad Intelectual (ONAPI), por lo que esperan que en el último trimestre de este año sea una realidad.

Ramírez Bonó destacó la urgencia de esa iniciativa, en vista de comercialización en el mercado nacional e internacional de bebidas que dicen ser ron dominicano en su etiqueta, pero no reúnen los requisitos necesarios tradicionales de producción y calidad.

Apuntó que para proteger sus marcas exitosas, los países registran denominaciones de origen, como es el caso de Francia con su champán, Escocia con su whisky y México con su tequila.

“Lo que se busca con una denominación de origen es salvaguardar la forma distintiva de los productos creados en una región determinada contra quienes buscan aprovecharse de la reputación creada a lo largo del tiempo por los originales”, señaló.

La WIRSPA, entidad que agrupa a las asociaciones de productores de ron de 15 países del Caribe, se sumó a las preocupaciones y reclamos de los productores del auténtico ron dominicano y señaló que este “se ha distinguido internacionalmente por sus características únicas, su calidad y es un tesoro invaluable que debe protegerse”.

El presidente de la agrupación industrial caribeña, Frank Ward, dijo que proteger la autenticidad del ron es un tema que debe concitar el mayor interés de los países de la región que –como República Dominicana- han logrado crear una Marca País con un producto que sigue el proceso tradicional de fermentado, destilado y envejecido en territorio dominicano, en barrica de roble, durante un tiempo mínimo 12 meses.

Pin It on Pinterest

Share This