La mejora de precio y el fuerte aumento en los envíos de productos permiten que las exportaciones sigan un rumbo positivo

Por La Prensa 

La aceleración del crecimiento de varias economías avanzadas y emergentes, así como los planes de estímulo implementados por China frente a las turbulencias financieras y cambiarias que surgieron a principios del año, se convirtieron en el soporte para la mejoría de precios de los productos de exportación, no solo en la región sino también en Nicaragua, muestra un informe de la plataforma INTrade, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).Solo en Nicaragua, entre enero y mayo de 2017, el precio promedio por kilo exportado experimentó un aumento de 1,6% referente al promedio recibido en los mismos cinco meses de 2016, según el Centro de Trámites de la Exportaciones (Cetrex). En términos absolutos, cada kilo se vendió en US$1.18 superior a los US$1,16 en similar periodo del año pasado.

Pero el comportamiento positivo de las exportaciones en valor fue impulsado por el aumento significativo en el envío de productos, el cual creció 23,2% en cinco meses. En el periodo de referencia Nicaragua exportó 1.09 millones de toneladas, mientras que en los mismos meses de 2016 fueron 889.000 toneladas.

Esas ventas permitieron que el país captara US$1.291 millones, mientras que en los mismos cinco meses del año pasado fueron US$1.032 millones.

También los mercados de la región

La dinámica de crecimiento que Nicaragua ha experimentado entre enero y mayo de este año, también se ha sentido en el resto de la región.Al menos es lo que reflejan datos al primer trimestre de 2017 que publica el BID, que señala que el valor de las exportaciones de América Latina y el Caribe creció a una tasa interanual estimada en torno al 17%, después de una contracción anual de 2.9 por ciento en 2016. El hemisferio tenía cuatro años consecutivos de no registrar aumentos en sus ventas al exterior.

“El crecimiento de las exportaciones regionales acumulado al primer trimestre de 2017 estuvo determinado, por un lado, por la baja base de comparación dada por el mismo período de 2016, cuando los envíos alcanzaron un piso. Por otro lado, respondió a la relativa recuperación de los precios de las principales materias primas de exportación que se fue produciendo durante el año”, se explica en el informe titulado: Estimaciones de las Tendencias Comerciales América Latina y el Caribe.

Hay que aprovechar los mercados

Estados Unidos continúa siendo el primer mercado por excelencia para Nicaragua. Solo entre enero y mayo de este año el envío fue por 167.000 toneladas, lo que permitió al país un ingreso por US$505 millones. El año pasado en este mismo periodo se había vendido a Estados Unidos 160.000 toneladas, generando un ingresos por US$407 millones.El segundo mercado de importancia en la lista del Cetrex es El Salvador, al que se exportó 94.419 toneladas que dejaron en ingresos US$110.5 millones.

Para Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), tanto Estados Unidos como El Salvador y el resto de países del istmo, además de ser el mercado más cercano para Nicaragua, son a los que más provecho se le puede sacar en un primer momento.“En la medida que se diversifique la oferta de productos primarios y se aproveche el mercado cercano, en esa medida también podemos seguir creciendo. Además que eso tiene que ir de la mano de la identificación de mercados en el resto de continentes”.

Más condiciones

Pero para que el ritmo de exportaciones siga creciendo en Nicaragua, Jacoby insiste que hay condiciones de infraestructura en las que se necesita “pongan manos a la obra”.“En Nicaragua se puede pagar entre US$1.000 y US$1.500  más en sus exportaciones porque carece de un puerto de aguas profundas en el Mar Caribe y eso aliviaría el costo que representan las navieras para este sector”, explicó el presidente de APEN.Y otro aspecto que según Jacoby se ha convertido en una amenaza para la estructura de costo de los exportadores es el precio de la energía eléctrica.

“Aún así necesitamos ser más agresivos en el aprovechamiento de los recursos, las tendencias, oportunidades de mercado en Europa y Asia y el alza de los productos primarios”, sostuvo Jacoby.Sigrid Morales, especialista de comercio internacional de E&C Group, cree que ante la incertidumbre de mercado que se ha experimentado en el último año por la salida de Reino Unido de la Unión Europea y las políticas comerciales de Donald Trump, esto representa “una oportunidad para que los países más pequeños provean a mercados más selectos”.“Si no pasa algo inesperado en el mercado, la tendencia de crecimiento en las exportaciones se mantendrá tanto para volumen como para valor”, explicó la especialista.

Pin It on Pinterest

Share This