Tema de cigarrillos, medicamentos y lotería ilegales, fue abordado en foro organizado por AmCham.

Por Revista Summa

Entre el año 2018 y 2019 la Fuerza Pública decomisó 14.498.341 unidades de cigarrillos, 408.357 medicamentos y 268.748 botellas de licor, comentó Cyntia Quirós, jefa del departamento de Inteligencia Policial del Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica.

Estos datos, así como resultados de algunos estudios, fueron analizados en el “VII Foro Anti- Comercio Ilícito en Costa Rica: Situación actual, Impactos- Esfuerzos articulados”, organizado por la Cámara Costarricense Norteamericana de Comercio (AmCham), en el que participaron autoridades gubernamentales, funcionarios de entidades que luchan contra el comercio ilícito, expertos de Panamá y Colombia, así como, representantes del sector productivo del país.

Alberto Arguedas, director ejecutivo de AmCham destacó “El comercio ilegal continúa creciendo en el país y no solo representa un problema de no recaudación, sino una grave amenaza a la seguridad y a la salud ciudadana. Los esfuerzos articulados entre los diferentes actores del sector público y privado son esenciales para combatir integralmente el comercio ilícito”.

Cigarrillos. Durante el foro se revelaron los resultados del estudio “Proyecto EOS de KPMG”. Una de las cifras más alarmantes es que 22% de los cigarrillos consumidos en América Latina y Canadá, en el 2018, eran ilegales y representa una pérdida de recaudación de impuestos de $6000 millones por el consumo ilegal.

En Centroamérica, casi la totalidad del contrabando de cigarrillos se originó en India, China y Corea, e ingresó a través de zonas libres de impuestos como Colón en Panamá y la de Corasal en Belice. En Costa Rica, el consumo de cigarrillos ilegales creció del 24% en 2016 al 36% en el 2018, señaló Luis Rivera, expositor en el foro y socio de KPMG Consulting para América.

Lotería ilegal. Los locales dedicados a la venta ilegal de lotería han aumentado en un 84,5%. El 32% de estos puntos de venta pertenecen a asiáticos. “El principal problema de las loterías ilegales es que no pagan impuestos, no aportan a la seguridad social y financian redes del comercio ilícito y crimen organizado”, resaltó Arnoldo Carpio, expositor del foro y representante de Total Research Network (TRN).

Medicamentos. Para el año 2019, se han decomisado alrededor de 921.000 medicamentos que ingresaron por contrabando. A nivel internacional, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó en su estudio sobre las “Repercusiones Socioeconómicas y para la Salud Pública de los Productos Médicos de Calidad Subestándar y Falsificados 2018”, que el gasto en compra de productos ilícitos en países de ingreso medio y bajo llegaría a la suma de 30.000 millones de dólares anuales, comentó Edgar Tenorio, gerente de Costa Rica para la Federación Centroamericana de Laboratorios Farmacéuticos (FEDEFARMA).

La actividad contó con la participación de Ana Linda Solano, miembro de la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional (GI TOC) y de la Junta de Asesores del Grupo de Impuestos y Crimen de la OCDE, quien mencionó: “A pesar de las vulnerabilidades, se debe destacar los esfuerzos que se vienen dando en la región como la   Zona Libre de Colón (ZLC) que ha introducido mediante la resolución No. 8/2019, medidas para garantizar la transparencia y el intercambio seguro de información entre la Administración de ZLC, las compañías que operan dentro de ella, y otras entidades gubernamentales”.

“El comercio ilícito involucra bienes y servicios que amenazan a las comunidades y a la sociedad en general. Éste tiene un impacto negativo en la estabilidad económica, el bienestar social, la salud, la seguridad pública y medio ambiente”, manifestó Solano.

El foro contó con un panel de expertos moderado por Marjorie Sibaja, presidenta de Edilex; en el que participaron Cyntia Quirós, jefa del departamento de Inteligencia Policial del Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica; Ramiro Esquivel, representante de la Alianza Contra Comercio Ilícito de Panamá; Erick Ulate, presidente de la Asociación Consumidores de Costa Rica y Gerardo Lizano, representante de AMCHAM ante Comisión Mixta contra el Comercio Ilícito.

Lizano comentó que es necesario abordar el tema de los impuestos; porque los productos de mayor incidencia de contrabando en el país son los que tienen altas tasas impositivas, lo cual es un incentivo para el comercio ilícito. Mencionó que es importante que, entendiendo la realidad nacional se discutan posibles soluciones y definan estrategias para alcanzarlas; mientras tanto, se deben reforzar las alianzas público-privadas para combatir este flagelo, ejerciendo control en el ingreso de los productos al país, en puestos fronterizos, gestión aduanera, aumentando percepción del riesgo e involucrando al poder judicial.

Por su parte, Erick Ulate mencionó que para enfrentar el comercio ilícito se necesitan tres pilares: primero centrarse en la afectación en el consumidor; segundo detener la regulación excesiva e innecesaria a las empresas formales y atacar a los ilegales, sabemos que el comercio ilícito tiene ventaja competitiva a nivel de precio porque evaden impuestos; tercero, la impunidad que se da en materia de comercio ilegal llega a un nivel tan alto que se hace atractivo delinquir, debido a que la posibilidad real de ser castigado es baja.

“En el 2019 se han realizado 3.886 aprehensiones por la portación o traslado de mercaderías vinculadas al comercio ilícito, infraccionando la ley de Licores, Fiscal, Código Municipal y ley de Salud Pública”, concluyó Cyntia Quirós.

Pin It on Pinterest

Share This