La adopción del bitcóin como una moneda de curso legal en El Salvador es vista como una decisión poco o nada acertada por el 77,5 % de la población.

Por EFE

Un grupo de exguerrilleros y veteranos del Ejército de El Salvador protestaron este viernes contra el uso del bitcóin como moneda legal y exigieron un aumento a su pensión, que actualmente es de unos 100 dólares mensuales.

Los excombatientes, que durante años han reclamado el aumento de su pensión y otros beneficios que por ley les corresponden, se concentraron en las cercanías de la sede central de la Universidad de El Salvador (UES), en San Salvador, para luego dirigirse al Ministerio de Hacienda.

Los manifestantes portaron carteles en los que expusieron su rechazo al bitcóin. «La clase trabajadora rechaza la criptomoneda. No al bitcóin», se podía leer en una pancarta.

«Pueblo únete al rechazo. No al bitcóin» y «No queremos bitcóin, Bukele», eran otros de los mensajes.

El Ejecutivo de Nayib Bukele ha promovido la iniciativa como una medida para eliminar el pago de comisiones por el envío de remesas desde Estados Unidos, que sostienen la economía salvadoreña y que en 2020 sumaron más de 5.900 millones de dólares, según datos del Banco Central.

De acuerdo con un sondeo universitario, la adopción del bitcóin como una moneda de curso legal en El Salvador es vista como una decisión poco o nada acertada por el 77,5 % de la población.

La encuesta del Centro de Estudios Ciudadanos (CEC) de la Universidad Francisco Gavidia (UFG) señala que el 24 % considera la decisión como poco acertada y el 53,5 % como nada acertada, mientras que el 12,9 % dice que es acertada y el 6,5 % muy acertada.

El Salvador es el primer país del mundo en darle curso legal al bitcóin para que circule junto al dólar y la Ley Bitcóin entrará el vigor el 7 de septiembre próximo.

EXIGEN AUMENTO A PENSIÓN

Los exguerrilleros y veteranos de guerra también exigieron un aumento de 100 dólares a la pensión que reciben mensualmente para llegar a los 200 dólares.

El exguerrillero Juan Enrique Julián explicó a periodistas que por ley su pensión debería ser 300 dólares mensuales, pero actualmente solamente reciben 100 dólares.

Además, señaló que el Gobierno está obligado a darles una indemnización de 3.000 dólares, becas para sus hijos, gestionar préstamos accesibles con los bancos y ayudarles para mejorar sus viviendas, pero, según lo indicó, «durante años nos han mentido, no nos cumplen y seguimos viviendo con pensiones de miseria».

«Bukele es más de lo mismo (…) él en su campaña dijo que mejoraría las condiciones de este sector y qué es lo que vemos, más mentiras y más robo. Si es necesario nos levantaremos en armas», advirtió.

Agregó que también demandan que el dinero de su pensión sea entregado en el tiempo que corresponde, ya que «hay ocasiones en que el pago se retrasa hasta seis meses».

La Ley de Beneficios y Prestaciones Sociales para los Veteranos Militares de la Fuerzas Armada y Excombatientes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) establece que los excombatientes tienen derecho a una pensión e indemnización, atención médica, inserción productiva y becas para los beneficiarios y sus hijos.

Además de transferencia de tierra y vivienda, y créditos preferencias, pero la mayoría de estas promesas no se han cumplido.

De acuerdo con el Fondo de Protección de Lisiados y Discapacitados a Consecuencia del Conflicto Armado (Foprolyd), unos 40.000 combatientes quedaron con algún tipo de lesión, de los cuales solo unos 25.000 reciben beneficios del Estado.

Durante los 12 años de guerra en los que se enfrentaron el grupo guerrillero FMLN y el Ejército de este país murieron unas 75.000 personas y desaparecieron otras 8.000.

Pin It on Pinterest

Share This