En las Américas las llegadas internacionales doblaron las del primer cuarto de 2021, pero siguen siendo un 46 % inferiores a las de 2019.

Por EFE

Europa es la región del mundo con la más rápida recuperación del turismo internacional, ya que en el primer trimestre del año multiplica casi por cuatro las cifras del mismo periodo de 2021, aunque siguen un 43 % por debajo de los registros de 2019, antes de la pandemia.

Según el último barómetro de la Organización Mundial de Turismo (OMT), el turismo internacional creció entre enero y marzo un 182 % (casi tres veces más) sobre esos meses del año anterior, con unos 117 millones de llegadas sobre 41 millones en el primer trimestre de 2021, pero es todavía un 61 % inferior a los datos precovid.

A la vez, el Indicador de Confianza de la OMT refleja que, por primera vez desde el inicio de la pandemia, el indice ha vuelto a los niveles de 2019, por un mayor optimismo sobre la evolución del sector entre los expertos consultados en todo el mundo, que advierten de una fuerte explosión de la demanda contenida, sobre todo en los viajes dentro de Europa y en los movimientos entre Estados Unidos y Europa.

Por todo ello, la OMT ha revisado al alza sus previsiones para 2022 y calcula que las entradas de turistas internacionales quedarán entre el 55 y el 70 % de los niveles de 2019.

La cifra final dependerá de cómo evolucionen las restricciones de los viajes, la guerra en Ucrania, de la aparición de posibles nuevas variantes del coronavirus y de las condiciones económicas globales, en particular de la inflación y los precios energéticos.

LO MÁS RETRASADO, ASIA Y EL PACÍFICO

En el caso de Europa, el crecimiento se eleva hasta el 280 % (casi cuatro veces más), recuperación impulsada sobre todo por el crecimiento de la demanda intrarregional, aunque sobre las cifras precovid todavía queda un 43 % por debajo.

En las Américas las llegadas internacionales doblaron las del primer cuarto de 2021, pero siguen siendo un 46 % inferiores a las de 2019.

Oriente Medio y África, con aumentos del 132 % y el 96 % sobre el enero-marzo de 2021, crecen también de forma vigorosa pero sus cifras quedan aun en torno a un 60 % por debajo de los niveles prepandemia.

En el caso de Asia y el Pacífico, donde todavía muchos destinos permanecen cerrados al turismo extranjero, consignaron aumentos sobre 2021 del 64 % pero quedan un 93 % más abajo que las cifras de 2019.

Por subregiones, el Caribe y la Europa mediterránea muestran las tasas de crecimiento más elevadas, de forma que las entradas de turistas internacionales se sitúan al 75 % de los volúmenes de antes de la covid e incluso algunos destinos ya los superan.

INCERTIDUMBRE POR LOS EFECTOS DE LA GUERRA EN UCRANIA

La OMT confía en que la recuperación continúe a lo largo del año dado que en muchos destinos se están eliminando y levantando restricciones y que hay un elevado volumen de demanda contenida.

No obstante, hay riesgos a la baja, como los derivados de la invasión de Ucrania, que aunque parece tener un efecto «limitado» sí está frenando los viajes en el este de Europa.

La guerra tiene repercusiones en forma de incrementos del ya elevado precio del petróleo, subida de la inflación y ruptura de las cadenas de suministro globales, que provocan aumentos de los precios del transporte y de los alojamientos turísticos.

El barómetro refleja también que los ingresos por exportaciones turísticas sumaron 713.000 millones de dólares (665.000 millones de euros) en 2021, un 4 % más que en 2020 pero un 61 % menos que en 2019.

Sin embargo, el gasto medio por viaje creció de los 1.000 dólares (933 euros) en 2019 hasta los 1.400 dólares (1.306 euros) de 2021.

Pin It on Pinterest

Share This