El buen desempeño de la economía costarricense en el 2016 ha sido ayudado por condiciones globales muy favorables

Por Revista Summa

La economía está creciendo de forma robusta. Se estima que el PIB real crecerá 4¼% en el 2016, superior al 3¾ por ciento del año pasado. La inflación anual ha vuelto a ser moderadamente positiva alcanzando 0,6% en noviembre y se espera que vuelva al rango meta del Banco Central (2-4%) en la primera mitad del 2017, al irse disipando el efecto en la baja de los precios del petróleo e irse reflejando la transmisión gradual de las tasas de política monetaria más bajas. Se pronostica que el déficit de la cuenta corriente externa se estrechará más hasta alcanzar alrededor del 3½% del PIB.

La misión respalda los fuertes esfuerzos del Gobierno para aumentar los ingresos y contener el crecimiento del gasto a través de medidas administrativas, incluyendo una contribución significativa por menor gasto salarial y por mayor recaudación del impuesto sobre la renta que probablemente reduzca el déficit primario de ½-1% del PIB en el 2016. Además, respalda la aprobación de las leyes para combatir la evasión fiscal, las pensiones con cargo al presupuesto nacional y para disminuir asignaciones presupuestarias no gastadas por parte de entidades descentralizadas del Gobierno, todo lo cual generaría una reducción adicional del déficit por ½% del PIB a partir del 2017. La aprobación de la ley para reintroducir el impuesto a las sociedades anónimas, actualmente en trámite en la Asamblea Legislativa bajo el procedimiento de vía rápida, también aportaría una pequeña contribución a la consolidación fiscal.

Sin embargo, estos esfuerzos son insuficientes para encausar la posición fiscal por una senda sostenible. En efecto, el ajuste fiscal adicional que todavía es necesario para estabilizar la razón deuda/PIB en el mediano plazo en niveles que se consideran seguros y a la vez permitir mayor inversión pública, clave para el crecimiento potencial, permanece elevado en alrededor de 2½-3% del PIB.

El buen desempeño de la economía costarricense en el 2016 ha sido ayudado por condiciones globales muy favorables, principalmente la continuación de los precios bajos de las materias primas y la amplia liquidez en los mercados financieros. Esto, en conjunto con el estímulo monetario del Banco Central, ha permitido el financiamiento doméstico del déficit sin ejercer presiones alcistas en las tasas de interés. Sin embargo, la persistencia de elevados déficits fiscales y el crecimiento continuo de la razón deuda/PIB hacen a Costa Rica muy vulnerable a cambios repentinos en las condiciones financieras internacionales, cuyos riesgos han aumentado más recientemente. Estos podrían ser disparados por cambios en la mezcla de políticas en economías avanzadas en donde se tendría mayor dependencia en expansiones fiscales y una postura de política monetaria menos acomodadiza, o por otros choques externos, incluyendo un retroceso de las ganancias en los términos de intercambio del pasado reciente o posibles revisiones de las políticas comerciales por parte de socios comerciales claves.

En general, el ambiente global se está volviendo menos favorable y más incierto para la economía de Costa Rica. Por eso es crucial que estas vulnerabilidades sean atendidas expeditamente. Y, sin ninguna duda, la vulnerabilidad más importante de Costa Rica es su insostenible desbalance fiscal. Por esta razón, la misión ha enfatizado la importancia de que el Gobierno y las fuerzas políticas representadas en la Asamblea Legislativa alcancen un consenso para aprobar rápidamente las propuestas de reformas al IVA y al impuesto sobre la renta actualmente en consideración. Esto podría ser útilmente complementado por una ley de empleo público y una regla fiscal, para limitar el crecimiento del gasto corriente y mejorar la disciplina presupuestaria en el largo plazo. La ventana de oportunidad política para aprobar estas reformas se está cerrando rápidamente debido a la cercanía del periodo electoral. Para evitar exponer a Costa Rica a riesgos severos, una resolución rápida de la situación fiscal no puede ser pospuesta.

Pin It on Pinterest

Share This