Un portavoz del Departamento de Estado asegura que el objetivo de brindar fondos a la oposición es «restaurar la democracia» en Venezuela.

Por Expansión

Un portavoz del Departamento de Estado confirmó a la cadena CNN este miércoles que dicha entidad estatal busca reorientar algunos fondos originalmente designados para el Triángulo del Norte, Honduras, Guatemala y El Salvador, al asediado líder de la oposición venezolana Juan Guaidó.

“Trabajando con el Congreso, estamos explorando la reprogramación de parte del financiamiento para promover la democracia en Venezuela, incluido el apoyo al gobierno interino de Guaidó y la Asamblea Nacional”, dijo el vocero en un comunicado.

Estados Unidos y docenas de otras naciones han respaldado a Guaidó en su intento de derrocar al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Sin embargo, casi seis meses después de que el gobierno de Donald Trump reconociera al líder de la oposición, Maduro sigue en el poder.

“Nuestra programación, existente y planificada, está dirigida a enfrentar la crisis de Venezuela. Estamos invirtiendo en el buen gobierno, los derechos humanos, la asistencia técnica para el gobierno de Guaidó, los medios de comunicación independientes y la sociedad civil”, se indicó.

“El objetivo principal de nuestra financiación a Venezuela se alinea con nuestro objetivo político principal: restaurar la democracia en Venezuela”.

El portavoz dijo que ninguno de los fondos que se están reprogramando es para asistencia humanitaria; todo irá a la ayuda al desarrollo.

Señalaron que el Departamento de Estado “ajusta regularmente la financiación a medida que evolucionan las prioridades” y que se trata de “un proceso técnico vinculado a nuestra planificación estratégica para que podamos gastar los dólares de los contribuyentes de manera responsable y en línea con las prioridades de la Administración”.

“Esta decisión es consistente con la dirección del presidente de que Estados Unidos no proporcionará nuevos fondos para programas en El Salvador, Guatemala y Honduras”, se precisó.

El diario Los Angeles Times informó este martes que la administración planea desviar US$41.9 millones en fondos del año fiscal 2011. Según ese informe, un memorando de USAID dijo que el dinero enviado a Guaidó y su equipo “pagaría sus salarios, pasajes aéreos, capacitación en ‘buen gobierno’, propaganda, asistencia técnica para la celebración de elecciones y otros proyectos de “construcción de la democracia”.

Tras repetidas amenazas por parte del presidente Donald Trump, el gobierno anunció a fines de marzo que estaba recortando todo el financiamiento a los tres países.

Según el Departamento de Estado, se volverán a programar 400 millones de dólares en fondos para el año fiscal 2018 y 164 millones de dólares en fondos para el año fiscal 2017 “hasta que el Departamento esté satisfecho con los países del Triángulo del Norte, y las medidas concretas que están tomando para reducir la cantidad de migrantes que llegan a la frontera de Estados Unidos”. Se permitió continuar con más de 450 millones de dólares en dinero otorgado anteriormente para el año fiscal 2017.

Un funcionario del Departamento de Estado le dijo a CNN este martes que trabajan regularmente con el Congreso para reprogramar los fondos al final de los años fiscales.

Antes de un viaje a El Salvador más tarde esta semana, el secretario de Estado Mike Pompeo defendió los recortes de fondos a la región.

“El caso es que que durante años, años y años hemos proporcionado cientos de millones de dólares (de impuestos, dólares de los contribuyentes estadounidenses) a estos países y, como puede ver, no ha dado el resultado que estamos buscando con respecto a la seguridad estadounidense y la seguridad a lo largo de nuestra frontera sur”, dijo Pompeo a KCMO Radio este miércoles.

“Así que el presidente Trump tomó la decisión de que, con respecto a los tres países en el Triángulo del Norte, deshabilitaríamos esa asistencia y demandaríamos francamente que hagan las cosas que son capaces de hacer. Ahora han expresado cierta disposición. Necesitamos trabajar junto a ellos para lograr este resultado “, dijo.

Sin un estatus especial para los migrantes venezolanos

A pesar de este apoyo a la oposición venezonala, el gobierno de Estados Unidos no tiene voluntad para proteger a los migrantes venezolanos en su territorio.

La administración de Donald Trump no está dispuesta a otorgar el el Estado de Protección Temporal (TPS) a los venezolanos, dijo el director de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, Ken Cuccinelli, en una carta dirigida al Senado de este país que se hizo pública el martes.

La misiva de Cuccinelli es una respuesta a una petición bipartidista de 24 senadores que urgían al gobierno estadounidense extender este estatus especial para que los migrantes de esta nacionalidad que actualmente se encuentran en los Estados Unidos no sean deportados a una grave crisis política y humanitaria.

«La inacción del TPS envía un mensaje absolutamente equivocado: a Estados Unidos solo le preocupan los venezolanos hasta que se ven obligados a huir de su país «, dijo el director asistente de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) para Venezuela, Geoff Ramsey.

Hacia el final de 2018, tres millones de venezolanos habían abandonado sus hogares, de acuerdo con el informe anual de Tendencias Globales de la agencia de la ONU para los refugiados, la ACNUR.

De estos, más de 460,000 han pedido refugio, solo durante 2018 fueron 350,000. Hasta la publicación del informe, en junio de 2019, solo 21,000 han sido reconocidos como refugiados.

Pin It on Pinterest

Share This