Expertos de la academia, partidos políticos, cámaras, organizaciones pro desarrollo, autoridades y empresas, analizaron los retos del sistema y las mejoras necesarias ante los cambios generados por la tecnología y las mega tendencias.

Por Revista Summa

¿Está preparado el sistema educativo costarricense para responder a la evolución tecnológica, la automatización, la inteligencia artificial y otras mega tendencias disruptivas que están cambiando el mundo y los trabajos del futuro? Más de 250 representantes de la academia costarricense, sector privado, cámaras, organizaciones pro desarrollo, autoridades de Gobierno, expertos en educación, candidatos presidenciales y otros representantes de partidos políticos se reunieron para analizar el tema y proponer acciones, en el foro: “Educación en medio de la tormenta perfecta, oportunidades de transformación en Costa Rica” organizado por la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (CINDE).

El evento efectuado el lunes 6 de noviembre, en el Hotel Intercontinental, contó con cinco expositores internacionales que presentaron los temas de educación para los trabajos del futuro, evolución de la tecnología e inteligencia artificial, el nuevo panorama del aprendizaje pasando de instituciones a procesos de aprendizaje; así como los casos de países que adaptaron sus sistemas educativos para hacerle frente al nuevo panorama mundial.

De acuerdo con Jorge Sequeira, Director General de CINDE, el evento busca generar un diálogo abierto y productivo sobre el rol de la educación para construir las capacidades del recurso humano del país y enfrentar los cambios mundiales.

“La cuarta revolución industrial en la que nos encontramos inmersos, nos ha llevado a una realidad moldeada por la inteligencia artificial, vehículos autónomos, big data, ciencia de materiales, computación cuántica, biología sintética y muchas otras tecnologías emergentes que están cambiando la manera en que se vive y se trabaja. Esto demanda grandes retos para todos los países. La automatización de empleos es por ejemplo parte de ellos. En Costa Rica no será la excepción. Habrá impacto y por ello, tenemos como país que definir una ruta clara que nos permita preparar a nuestro recurso humano con esa visión de futuro y de cambio tecnológico de manera que, se pueda sacar provecho del nuevo contexto y no al contrario, verse afectado por éste” explicó Sequeira.

CINDE con base en datos del Consejo Nacional de Rectores (CONARE), encontró que en 2016 de los 51 mil graduados universitarios en nuestro país, solamente el 16% lo fueron en carreras universitarias de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. Éstas son las de mayor demanda en el mercado global. Asimismo, de éstos una muy pequeña porción fueron mujeres.

Pin It on Pinterest

Share This