Según expertos, tanto patronos como empleados deben tener las reglas claras del uso de este tipo de tecnología para el manejo de información laboral. Recomiendan respetar en todo momento el derecho de intimidad y privacidad del trabajador.

Por Revista Summa

El sistema de mensajería instantánea Whatsapp, usado por 800 millones de usuarios en el mundo y que genera el envío de 30.000 millones de mensajes al día, se convierte poco a poco en una herramienta de trabajo en nuestro país.

Sin embargo, no existe ninguna regulación sobre el uso de esta aplicación en el campo laboral.

Para el abogado y exjuez de Costa Rica, Abel Jiménez, el artículo 69 del Código de Trabajo, es claro en mencionar que “es obligación del patrono dar oportunamente a los trabajadores los instrumentos necesarios para ejecutar su trabajo”.

No obstante, el uso de grupos de Whatsapp, como herramienta de trabajo, es válido sólo si hay anuencia del trabajador para ser incluido dentro de esos grupos para las comunicaciones de la empresa o lugar donde labora.

“La única forma posible de utilizar el Whatsapp como herramienta de trabajo es con ese consentimiento, pues, cada vez son más los colaboradores que en nuestro país aceptan su utilización, sobretodo por ser un medio más rápido y efectivo que un correo electrónico”, insiste Jiménez.

Pin It on Pinterest

Share This