Existen catalizadores que están impulsando el cambio de cultura, como procesos de fusiones y adquisiciones.

Por Rocío Ballestero / Investigación y análisis: Korn Ferry

Si los comportamientos, valores y el propósito están bien definidos, las organizaciones tienen muchas más posibilidades de cumplir con éxito su misión y estrategia y alcanzar los resultados que se fijen.

Los líderes principales (C-Suite en la mayoría de las veces) definen esos elementos y el camino hacia la ejecución. Una vez que lo han hecho, deben comunicar y transmitir la información de forma clara, consistente y repetida al resto del equipo.

Los responsables de las políticas y procedimientos pueden necesitar hacer modificaciones para apoyar el cambio de cultura (la mayoría de las veces se hace), principalmente en temas de responsabilidad y compensación de los empleados, estructura organizacional, trámites de aprobación de proyectos y funciones del comité. Eso envía un mensaje claro a todos los colaboradores de que la organización está cambiando.

Se evalúa que cuenten con líderes capaces de:

  1. 1  Predicar con el ejemplo, transmitir confianza y desarrollar a otros líderes.
  2. 2  Crear climas de trabajo diversos e inclusivos.
  3. 3  Sentirse cómodos navegando hacia lo desconocido y comprometidos con obtener resultados.
  4. 4  Saber reconocer y recompensar adecuadamente el talento.
  5. 5  Crear y comunicar una visión alineada a la estrategia y comprometer a las personas con la misma.

Resultado:

Se observa que las empresas del área tienen un compromiso bastante alto en alinear correctamente la cultura con los objetivos a través del desarrollo de sus líderes, fomentan el reconocimiento y se enfocan en resultados. Hay una tendencia bastante homogénea en el compromiso de los colaboradores hacia los objetivos corporativos y la ejecución clara de la estrategia.

Existen catalizadores que están impulsando el cambio de cultura, como procesos de fusiones y adquisiciones, disrupciones y cambios en el mercado, la globalización y la mezcla generacional. En aras de obtener beneficios que reditúen en mejorar el desempeño financiero y una mayor satisfacción y retención de los colaboradores, se trabaja fuerte en retener el talento humano capaz de transmitir lo que se quiere y ser guía en el camino de la evolución.

Pin It on Pinterest

Share This