La productividad del equipo de trabajo se ve afectada, otro factor que merma la economía de las compañías.

Por Revista Summa

Equipos obsoletos, programas sin actualizar, o servidores que se cuelgan de forma continua, son elementos que, en muchas ocasiones, forman parte del día a día de las empresas. Las gerencias o propietarios de las compañías prefieren hacer un uso exhaustivo de sus sistemas informáticos con el fin de no tener que invertir en nuevos. Sin embargo, la falta de mantenimiento ha provocado pérdidas millonarias en las empresas y aún mayores en tiempos de pandemia o turbulencia económica.

Marlon Ureña, especialista de producto en Grupo CMA enfatizó que muchos empresarios no son conscientes de que no tener al día sus sistemas también supone una merma de productividad en sus trabajadores, debido a que dejan de trabajar para resolver los inconvenientes, reiniciando o valorando dónde está el problema, incluso cuando no es su responsabilidad.

“En tiempos de pandemia o crisis económica no es extraño que aumente la despreocupación por parte de las altas gerencias en el mantenimiento de los equipos, por lo general, destinan los recursos a otros objetivos de la empresa, que califican como de mayor importancia, sin analizar bien el impacto que ello puede causar”, comentó Ureña.

El especialista citó los tres tipos de mantenimiento informático que deben considerar las altas gerencias de una compañía: el preventivo, se realiza de forma programada e implica establecer un plan de mantenimientobajo, una periodicidad que se define basado en las mejores prácticas del fabricante, para evitar fallos que puedan generarse por desgaste, por mal uso o por el paso de los años.

El mantenimiento correctivo, una vez que los equipos han presentado una falla, implica generalmente un análisis técnico para identificar el problema real del daño y es usual que se hagan cambios de componentes de hardware que hayan sido identificados en condición de dañados o con un funcionamiento inestable.  Por su parte, el predictivo, es el servicio técnico que, por medio del apoyo de herramientas especializadas de monitoreo, permite el análisis, medición y seguimiento de los parámetros y condiciones de funcionamiento normal de un equipo, permitiendo a los administradores realizar el reemplazo de dichos componentes incluso antes de fallar.

¿Cuándo se necesita mantenimiento informático y con qué frecuencia?

Según Ureña, a nivel preventivo, generalmente los fabricantes de los equipos establecen recomendaciones para la realización de mantenimientos de forma periódica y así prolongar la vida de los equipos. A nivel correctivo, son necesarios cada vez que un componente presenta una falla evidente, que afecte de forma parcial o completa el funcionamiento normal. A nivel predictivo, este servicio es ideal que forme parte de toda infraestructura de los clientes, bajo una ejecución automatizada de manera constante 24 horas al día, los 365 días del año.

Para los servicios preventivos los fabricantes establecen como las mejores prácticas la recomendación que al menos se realicen mantenimientos cada seis meses. Los servicios correctivos son necesarios únicamente cuando es identificado un problema de funcionamiento de los equipos, que implica la atención y posible sustitución de sus componentes.

Entre los errores más comunes que cometen las compañías está la ausencia de planes de mantenimiento, la realización de las tareas de servicios preventivos por parte de personal no calificado por el fabricante, lo que aumentan la posibilidad de ocasionar un posible daño en los equipos debido a error humano, por desconocimiento y falta de uso de las herramientas adecuadas.

“Usualmente debido a las grandes cargas de trabajo y responsabilidades asignadas en la operación de los centros de datos, el personal técnico de las empresas no cuenta con el tiempo y recursos para mantenerse al día con las últimas actualizaciones del mundo de la tecnología, lo que puede aumentar la posibilidad de error en la ejecución de las tareas de mantenimientos”, indicó Ureña.

La reducción de la vida útil de los equipos es la principal consecuencia a la cual se enfrentan las compañías por negligencia en la falta de mantenimiento.

Por ello, el especialista de Grupo CMA ofrece algunas recomendaciones para alargar la vida de los equipos:

  1. Establecer un plan de mantenimiento preventivo de forma periódica: es una excelente práctica que asegura el mejor funcionamiento de los equipos, alarga su vida útil y brinda la seguridad a los administradores, que su plataforma cuenta con un cumplimiento de operación y condiciones basado en las mejores prácticas del fabricante. Esta planificación debe contar con servicios altamente calificados, a ejecutarse por especialistas certificados con amplia experiencia, que aseguren obtener los mejores resultados.
  2. Utilizar herramientas de monitoreo y administración con capacidades de acceso remoto: permiten a los encargados tener a su alcance la información necesaria de forma simple y práctica para la toma de decisiones, que permita asegurar la continuidad de la operación de los servicios que su compañía brinda a los usuarios internos y externos
  3. Contar con servicios flexibles: las gerencias deben asegurarse de contratar los servicios de una empresa especializada que cuente con servicios que se adecuen a sus necesidades.

Es primordial contar con equipos renovados, programas actualizados y un servicio de mantenimiento informático que ofrezca un correcto funcionamiento durante todo el año. Esta inversión que puede parecer innecesaria, a la larga puede evitar problemas mayores. Para ello, Grupo CMA cuenta con un equipo sólido y experimentado de especialistas e ingenieros de servicios con las más altas certificaciones requeridas, así como un grupo de técnicos en modelo de Outsourcing, que ofrecen soluciones de tecnologías de información diseñadas a la medida, todas respaldadas por los socios estratégicos: Hewlett Packard Enterprise, HP Inc., Microsoft, Apple, Zebra, Aruba, Veeam y kaspersky.

Pin It on Pinterest

Share This