Las historias de estas compañías reflejan tesón y son motivo de orgullo e inspiración.

POR Carolina Barrantes y Luis Solís

Si hay algo que caracteriza a América Central y República Dominicana es el empuje de sus empresarios. El trascurrir del tiempo revela su capacidad para salir avante frente a escenarios complejos, con visión para identificar oportunidades, trabajo arduo y una fuerte dosis de creatividad y arrojo.

Muchos son los protagonistas de verdaderas hazañas en actividades agrícolas, industriales y comerciales que definen el progreso regional. Sin embargo, hay quienes ven hasta dónde han llegado, pero olvidan o desconocen cuán- to tuvieron que exigirse y luchar para alcanzar el éxito.

5 elementos básicos que posee una transformación empresarial sólida

Talento humano: La empresa debe rodearse de personal capacitado y con experiencia. Además, debe procurar que los colaboradores se sientan identificados con su misión y sus valores corporativos.

Tecnología: Todas las compañías deben entender que hay que invertir en tecnología para estar vigentes, y ésta debe ser amigable y entendible, tanto para la empresa como para los clientes. Procesos: Hay empresas que quieren crecer, pero carecen de procesos adecuados. Eso las lleva a cometer errores en la gestión que terminan afectando la calidad del servicio o producto que otorgan a los clientes.

Plan estratégico: Los líderes de la organización deben contar con esa herramienta para desarrollar la transformación empresarial. Deben detallar sus objetivos, así como dónde, cómo y cuándo quieren realizar el cambio. El plan debe contener las acciones que se van a realizar, lo que se espera de cada área de la compañía y la forma en que se medirán las gestiones de cada unidad. Comunicación: Dar a conocer lo que se está haciendo resulta fundamental en toda transformación empresarial. Si los colaboradores no están al tanto, van a haber problemas.

¿CUÁLES SON LOS SECRETOS DE LAS EMPRESAS CON UNA GRAN TRAYECTORIA? TODO INICIA CON UNOS OBJETIVOS CLAROS.

Las historias empresariales de éxito comparten varios elementos. Entre ellos destacan com- prender las necesidades del mercado, sacar un producto innovador, proteger el recurso humano y diferenciarse de la competencia, entre otros. Sin embargo, hay un factor prioritario para llegar a contar con una gran trayectoria: tener una estrategia clara y con rumbo.

Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG) sostiene que es una herramienta fundamental para alcanzar los objetivos y metas del negocio, que guía a la organización y le permite actuar dentro de un marco de referencia.

Con él concuerda Francisco Gamboa, director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), para quien la estrategia debe ser además flexible y readaptable, porque hoy los cambios ocurren más rápido y la compañía necesita estar preparada para seguir siendo relevante.

4 PREGUNTAS CLAVES PARA MANTENER UNA ESTRATEGIA COMPETITIVA Y ENTENDER SU PAPEL

1¿Es necesario replantearse el rumbo de la organización?

La estrategia es una guía, un parámetro, pero no debe ser algo tan cerrado que no tenga la flexibilidad para adaptarse a las nuevas tendencias de los mercados, a los cambios externos o internos. Hoy por hoy, una estrategia muy rígida no permite que las empresas crezcan y, sobre todo, no permite que se muevan con la agilidad que demandan los cambios que se están dando en el mundo. Por ejemplo, Blockbuster y Kodak se quedaron encerradas en su propia visión, en estrategia original y fueron incapaces de adaptarse al cambio por lo que tuvieron que cerrar.

2 ¿Cómo saber cuándo es momento para hacer un ajuste estratégico?

Tal vez, un primer indicador es cuando las ventas están cambiando y no se alcanzan las metas comerciales o los resultados económicos. Otro es que no se cumpla con los niveles de satisfacción del cliente. En ese caso es muy importante investigar, hacer sondeos y medir el pulso del consumidor para tener indicadores concretos que permitan ir evolucionando. También es clave estudiar, medir y tener una visión más clara sobre los demás actores del mercado y entender cuál es la competencia directa e indirecta.

3 Cuáles son los factores claves para ser competitivo?

En un mercado como el nuestro, lo primero que se requiere es certeza jurídica. No se puede actuar de manera eficiente en entornos donde las reglas cambian en menos de 4 años o con cada periodo de gobierno.

Además, se necesitan instituciones más sólidas, más infraestructura y un ambiente macroeconómico más estable.

En el contexto centroamericano, otro gran obstáculo es que los países aún no se perciben, ni se proyectan como región para ser un mercado más atractivo; cada cual tiene reglas y parámetros operativos distintos.

Por otro lado, está la inversión en capital humano, que se debe entender como el activo más grande que tiene la empresa. Invertir en la educación y capacitaciones para los colaboradores es uno de los retos a contemplar en los planes del negocio.

4 ¿Cómo eran los consumidores hace 20 años y cómo son ahora?

Rebeca Vargas, coordinadora de marketing de Kantar Worldpanel, lo explica muy bien: tiempo atrás el comprador tenía un perfil más sencillo porque estaba menos expuesto a la información. A medida que avanzó el tiempo, se fue volviendo un consumidor más informado, más tecnológico, más inteligente y astuto a la hora de comprar. Tiene mayores posibilidades de comparar y de investigar. Hoy, se añade que visita más puntos de venta que en el pasado: en promedio, un hogar recurre a 10 diferentes al año, así que el repertorio ha incrementado y el comprador fragmenta sus compras en los distintos formatos. Eso también ha provocado que cambie su dinámica de compra y destine más de su presupuesto a canales modernos (las grandes cadenas). Hablamos de un 47% versus un 39% de hace unos años atrás.

 

Pin It on Pinterest

Share This