El mayor activo que tienen las empresas es el capital humano, siendo uno de los principales motores de crecimiento y éxito para sus negocios.

Por Revista Summa

Nunca se ha hablado tanto de la experiencia de los empleados como ahora. Los acontecimientos recientes en la sociedad han impuesto no sólo un replanteamiento de los negocios, sino también de cómo las empresas gestionan y tratan a sus trabajadores. Los datos revelan un tema interesante para el mundo corporativo, pues, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU., durante el 2021, cada mes un promedio de 3,9 millones de personas renunció a su trabajo.

Esta situación ha permitido que las organizaciones se dieran cuenta de que el mayor activo que tienen es el capital humano, siendo uno de los principales motores de crecimiento y éxito para sus negocios. De hecho, la encuesta PwC Pulse: Executive Views on Business in 2022 destaca que más de las tres cuartas partes de los líderes dicen que la capacidad de contratar y retener talento es el factor más importante para lograr el crecimiento.

Este hallazgo está estrechamente relacionado con el hecho de que los empleados comprometidos, que creen y vivencian la misión de sus empresas, están motivados para interactuar, proponer y ejecutar planes, haciéndolos realidad. Por lo tanto, la inversión en nuevos talentos siempre es bienvenida, pero sin sacrificar el cuidado de los antiguos.


Si, bien, en Costa Rica, un estudio muy reciente realizado por el Instituto de Investigación en Ciencias Económicas (IICE) de la Universidad de Costa Rica, muestra que el teletrabajo está teniendo un decrecimiento, el 76,19 % del total de las empresas encuestadas afirmó que no cambiará la cantidad de personas que teletrabajan actualmente y un 7,14 % más bien aumentará el personal que lo hace.

Para Kristian Sánchez, Gerente general de Oracle para Centroamérica, “más allá de ser una tendencia producto de la pandemia, este método se ha convertida en la nueva modalidad de trabajo que dominara el mercado y desde Oracle somos conscientes de la importancia de fortalecer esta metodología que ayuda a potenciar el talento y a brindar un equilibrio entre la vida personal y profesional. Sin duda la tecnología también es una aliada para mejorar la gestión de los trabajadores y nos permite optimizar tareas, reducir costos y entregar excelentes resultados”.

Dado que la pandemia ha sido el punto de inflexión para habilitar nuevas formas de trabajo, fue notorio que los profesionales se sintieron más a gusto y empoderados cuando trabajaban de manera remota, desde casa. A pesar de estar lejos de la oficina y de sus compañeros, la oportunidad de trabajar remotamente abrió horizontes para que cada quien eligiera dónde establecería su oficina: en la playa, en la montaña, en la ciudad o en el campo. Esta flexibilidad permite más opciones para viajes y el posible equilibrio entre la vida profesional y personal.

Entonces surge una gran pregunta dentro de las organizaciones al momento de empezar a abrir las oficinas: ¿cómo manejar y gestionar el talento? Esto porque en la era post pandemia las personas comienzan a buscar nuevas formas de trabajar y hacer sus propios horarios, a ser más inclusivas y a construir estrategias que apunten a crear programas para la sostenibilidad empresarial. Es, por tanto, una preocupación mantener una jornada fluida para los empleados, con una experiencia única que los mantenga en la empresa. Acá se da la respuesta: La tecnología es esa herramienta para gestionar a los colaboradores.

Existen soluciones que ayudan a las áreas de Recursos Humanos en esta nueva tarea. Por ejemplo, la plataforma Oracle ME ofrece una experiencia personalizada a los empleados y aumenta el compromiso del equipo. Con ella es posible simplificar la comunicación en toda la organización, aumentar la productividad al guiar a los empleados a través de tareas complejas y mejorar la retención del talento al desarrollar relaciones más solidarias y leales en el entorno laboral.

Priorizar la experiencia de los empleados y comprender realmente las necesidades de los trabajadores individuales. Para que el profesional se sienta feliz es necesario valorar el trabajo y la calidad de vida, flexibilizando horarios y brindando programas orientados al bienestar, a la salud mental y apoyarlos a lo largo de toda la jornada.

Invertir en tecnología para mantener a los empleados felices de manera remota va más allá de evitar costos innecesarios con rotación y otras acciones que implican despidos y admisiones. Sánchez concluye que “en el mes en que se celebra el Día del Trabajo es necesario redefinir la mirada hacia adentro y conocer el valor de cada colaborador. La combinación de todos estos factores genera un embajador interno que será de alto rendimiento y un aliado. Después de todo, el secreto de la sustentabilidad y la salud empresarial se encuentra dentro de su empresa, en su activo más preciado: las personas”

Pin It on Pinterest

Share This