¿Cuál es el plan para el futuro del smartphone como el verdadero control remoto de nuestras vidas?

Por: David Moheno, director de relaciones públicas, Huawei CBG LATAM

Cuando en 2007 se presentó el factor de forma moderno de los smartphones, nadie tenía cómo imaginar el alcance e influencia que éstos acumularían a través de 12 años. Después de todo, el teléfono inteligente es el dispositivo electrónico de consumo de mayor y más rápida adopción en la historia de la humanidad, por lo que no había ni hay parámetro alguno con el cual se pueda compara con cualquier otra cosa.

Lo que comenzó como un teléfono, un reproductor de MP3, una calculadora y una nueva e interesante forma de interactuar con el poco contenido que teníamos en nuestros teléfonos, resultó ser el centro de nuestra existencia digital y que ahora se convertirá en una extensión completa de nuestra creatividad y de nuestra vida productiva y totalmente conectada.

Hoy podemos realizar infinidad de actividades con nuestros smartphones: reproducir música en altavoces Bluetooth, controlar soluciones de iluminación inteligente, reproducir películas, series y todo tipo de contenido on-demand, no sólo a través de Smart TV, sino a través de una amplia gama de pantallas secundarias en dispositivos inteligentes, abrir la puerta de nuestras casas, pedir transporte, comida o tu despensa e incluso programar tu aspiradora inteligente y darle de comer a tu perro mientras estás en la oficina.

¿Pero cuánto más lejos podemos llevarlo? ¿Cuál es el plan para el futuro del smartphone como el verdadero control remoto de nuestras vidas? Además del factor de forma en sí, ¿dónde más hay espacio para crecer, innovar y evolucionar realmente la forma en que interactuamos con un dispositivo tan versátil?

Aunque todos los días nace un nuevo dispositivo que puede ser controlado a través de nuestros smartphones, no siempre podemos estar seguros de que éstos funcionarán a la perfección con otros, en nuestro ecosistema de elección. O peor aún, que podremos aprovecharlos al máximo y no nos quedaremos con dispositivos comprados como novedades sin mayor funcionalidad, en lugar de soluciones inteligentes realmente conectadas.

La respuesta a muchas de estas inquietudes no proviene de la adopción de una sola marca, estándar o incluso un sistema operativo unificado. La verdadera respuesta proviene de la redefinición de nuestro concepto de ecosistema, al expandir nuestros propios hábitos de uso personal en dispositivos más allá del teléfono inteligente, conscientes de que la conectividad perfecta y la experiencia del usuario deben prevalecer como el estándar de oro, independientemente del factor de forma o el escenario de uso.

Por ello esta nueva era se basará en dos tecnologías de las que, conscientemente, Huawei se ha convertido en líder indiscutible de una y pionero móvil de la otra: 5G e Inteligencia Artificial (IA) respectivamente.

Primero, la velocidad del 5G es 100 veces más rápida que la de 4G, por lo que permite más tipos de contenidos, protocolos y comunicaciones, y de mucha mayor calidad, ya que el ancho de banda podrá soportarlos sin problemas. Otra ventaja de esta tecnología es la cantidad de dispositivos que se pueden conectar por kilómetro cuadrado: un millón. Esto permite expandir la diversidad de tecnología conectada, no sólo smartphones, sino también cámaras de seguridad para el hogar, automóviles, electrodomésticos, etc.

En cuanto a la experiencia del usuario, la IA aprovechará exponencialmente las capacidades de conectividad 5G para traer a la realidad los coches autónomos, la siguiente generación de asistentes inteligentes con mucho más soporte al usuario y otros productos y servicios que aún no podemos imaginar.

Por ello, a pesar de que muchas empresas han intentado innovar en un solo frente sin mucho éxito, es Huawei (que ha planeado este escenario durante años, consolidando las estructuras 5G y AI) la única capaz de materializar e impulsar nuestras vidas del futuro siempre conectadas. Por ello, éste es el momento adecuado para que presentemos nuestra estrategia de ecosistema completo para la era híper conectada: 1-8-N.

Este concepto coloca al smartphone (1) en el centro de nuestra vida digital y como punto de partida para impulsar el desarrollo y la adopción de más dispositivos conectados, construyendo un ecosistema de hardware Internet de Todo (IoE por sus siglas en inglés) que proporciona un sistema inteligente y una experiencia perfecta.

Después de todo, Huawei ya ha proporcionado este punto de partida, esta clave para una vida más inteligente, a más de 500 millones de usuarios en todo el mundo. El «8» se refiere a otras categorías de productos que pueden conectarse sin problemas con el smartphone y, mejor aún, entre sí: pantallas inteligentes, dispositivos portátiles de última generación como gafas inteligentes, soluciones de audio inteligente verdaderamente inalámbricas, relojes inteligentes de alto rendimiento, soluciones automotrices, altavoces inteligentes, y clásicos como PCs y tabletas que Huawei ha desarrollado utilizando todo su poderío en I+D durante la última década.

Una vez adoptado, este ecosistema interconectado abrirá un mundo de infinitas posibilidades para construir conexiones con dispositivos, características y servicios específicos para cada escenario (N), ya que ésta será la base del mundo digital completamente conectado a través de IoE con HiLink, el estándar que se convertirá en el catalizador para una adopción aún más amplia de ecosistemas inteligentes en nuestra vida cotidiana, y por IA, que es el acelerador principal en la construcción de un mundo totalmente conectado e inteligente.

Pero ¿cómo se ve esto? Antes que nada, lo anterior no significa que Huawei fabricará automóviles, videojuegos o electrodomésticos, sino que proveerá las soluciones de conectividad (antenas, estándares, inteligencia artificial, etc.) necesarias para hacerlo realidad.

Entonces, teniendo esto en cuenta, imagina que tienes una videollamada con un familiar quien actualmente vive en otro país y le preguntas sobre el vecindario en el que vive. Como respuesta, en lugar de decírtelo, usa su teléfono inteligente para activar un dron que ahora te envía una transmisión en vivo desde su cámara mientras vuela por las calles, y tu familiar te dice por qué le gusta cierto restaurante o tienda local. Todo esto sin tener que cerrar, reiniciar o fusionar llamadas, o pasar por complicados procesos de configuración y disciplina de prueba y error que generalmente se producen al trabajar con diferentes dispositivos o plataformas. Con un solo toque, botón o ventana de diálogo, estarás perfectamente configurado y sincronizado en varios dispositivos.

Estos recursos compartidos entre diferentes dispositivos (el audio del teléfono inteligente, el video del dron, la conexión de datos para la transmisión en vivo desde la conexión Wi-Fi, etc.), serán posibles dentro del ecosistema inteligente del futuro cercano. Es por eso que, en los próximos 10 años, el cambio más emocionante en el sector de consumo es el Internet de Todo y la interacción natural, redefinida por la experiencia del consumidor de IA y la conectividad 5G.

Varias compañías están trabajando actualmente en esto, aunque los recursos, las inversiones en I+D y el conocimiento adquirido de Huawei a lo largo de sus 30 años de experiencia, son particularmente adecuados para materializar esta promesa antes que nadie, ya que la compañía sigue comprometida con proporcionar las mejores experiencias de uso, independientemente del propósito o plataforma.

Es hacia allá que va la vanguardia de la tecnología personal y, como sucedió antes con tecnologías que se han integrado tan bien en nuestra vida cotidiana y que ahora podemos dar por sentado cómodamente dentro de nuestros smartphones -como la IA móvil abordo del dispositivo o las increíblemente rápidas y completamente seguras tecnologías de carga como SuperCharge- Huawei apunta en la dirección correcta y lo hace desde una posición de liderazgo.

Pin It on Pinterest

Share This