¡Últimos días! Sea parte del especial financiero: Bancos y Aseguradoras.

¡Últimos días! Sea parte del especial financiero: Bancos y Aseguradoras.

El Salvador se lanza a la economía digital

Jul 8, 2021 | Economía, Noticias de Hoy

Revista SUMMA
Somos el principal grupo editorial de revistas en América Central y el Caribe.

Tiempo de lectura: 3 Minutos

La política monetaria del país tomará un nuevo rumbo este mismo año, tras el anuncio hecho por el presidente Nayib Bukele que da luz verde al uso del bitcoin como moneda de curso legal.

Por Jenny Lozano

La decisión tomó por sorpresa a muchos, propios y extraños. El Salvador se convirtió en el primer país de la región en oficializar el uso de la criptomoneda para transacciones cotidianas de compra y venta de productos o servicios, a partir del 7 de septiembre. La meta: atraer inversiones, fortalecer la débil economía nacional, generar empleo y promover la inclusión financiera.

En cuestión de cuatro días la Asamblea Legislativa tenía aprobada la Ley Bitcoin, pero aún está en construcción el reglamento para su implementación y todo el marco jurídico en torno a ella. También se lazó la app “Chivo”, una billetera electrónica con las que se podrán hacer las conversiones de bitcoins a dólares en el momento y que entrega US$30 de incentivo a quien la descargue.

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) dará asistencia técnica en el proceso, mientras entes como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial emitieron señales de alerta y varios sectores nacionales están a la expectativa sobre cómo funcionará la moneda y sus repercusiones en la economía. Entretanto, la medida ya provocó la caída del precio de los bonos de gobierno y el riesgo país.

¿Qué elementos deben integrarse en la normativa a construir?

Fernando Velasco, de la firma legal ALTA, Valdés, Suárez y Ve- lasco, señala que la Ley Bitcoin es una apuesta importante, pero arriesgada que de momento genera más incertidumbre que claridad porque el análisis de viabilidad no tiene claras las ventajas y desventajas de su promulgación.

“El país está entrando en un terreno desconocido, sin consolidar un marco jurídico claro que aborde aspectos determinantes, como las condiciones para la minería de datos, el suministro de energía limpia y la posible incorporación a regímenes especiales, como la Ley de Servicios Internacionales en El Salvador.

Eso puede hacer la diferencia porque las empresas que brindan servicios tecnológicos esperan costos bajos para ser más rentables. En un futuro, lejano o no, la masificación del uso de criptomonedas como medio de intercambio dependerá de la apertura que los actores financieros mundiales le otorguen y eso abarca leyes que las regulen”, comenta.

Por otro lado, las compañías que operan billeteras electrónicas (wallets) para hacer las conversiones a dólares cobran una comisión por el servicio en tiempo real, pero el riesgo de la volatilidad la asume el tenedor de la criptomoneda. En el mundo esa labor la ejecutan diferentes páginas web, mientras que la ley salvadoreña solo prevé que Bandesal, por medio de un fideicomiso, garantice esa convertibilidad, sin claridad sobre cómo operaría.

“El proyecto no deja ver que otra institución participe ni estable ce salvaguardas para el consumidor. Además, la armonización de un sistema irrestricto requiere de muchos estudios para comprenderlo y generar las normativas de supervisión adecuadas para que no sea mal utilizado o se convierta en una herramienta para cometer actos delictivos”, puntualiza Velasco. Mónica Machuca, gerente sénior de EY Law, añade que también se debe explicar cómo será el funcionamiento técnico del mecanismo de convertibilidad inmediata, la estructura del fideicomiso y la gestión de riesgo de la acumulación de bitcoin en Bandesal, así como los protocolos de seguridad a aplicar y las medidas encaminadas a la prevención del lavado de activos y financiación del terrorismo. Ambos especialistas coinciden además en la necesidad de acompañar cualquier avance con acciones de educación y comunicación para explicar los alcances, limitaciones e implicaciones de la implementación de las operaciones con bitcoins, cuya aceptación y uso por parte de comerciantes y consumidores, según las autoridades, por ahora será voluntaria.

¿Cómo funciona?

El bitcoin es una moneda virtual descentralizada (no emitida por un banco central) y un commodity, una “especie de oro digital”, según Otto Mora, gerente de Blockchain de EY Centroamérica, Panamá y República Dominicana. No existe físicamente, ni la controla ningún país. Su precio varía constantemente, como sucede con otras monedas, pero su volatilidad tiende a ser mucho mayor que las subidas y bajadas de monedas físicas, como el dólar o el euro.

Se basan en una red de computadoras que cuenta con nodos distribuidas a lo largo del mundo y se coordinan entre sí para procesar pagos, con copias de todas las transacciones que se han realizado. A esta red se le llama blockchain o cadena de bloques.

Cada bitcoin contiene un código que se almacena en una billetera digital (digital wallet), en un celular o en un computador, con «llaves privadas», es decir, una clave secreta que permite generar una firma para autorizar movimientos, gracias a un algoritmo especial. También tienen una “llave pública”, un número de cuenta público para registrar los saldos de cada cuenta, las transacciones y verificarlas mediante el uso de criptografía.

Las personas pueden enviar o recibir bitcoins (o partes de un bitcoin) de otros individuos o empresas. Cuando se hace una transacción, los datos se registran en uno de los bloques de la cadena y automáticamente se va replicando en el resto.

K

Artículos Relativos