Un informe de la Cepal detalla las medidas financieras que hicieron los gobiernos y elevaron los gastos.

Por El Salvador

El Salvador es el país de Latinoamérica donde más creció el gasto del Gobierno Central en 2020, según el informe de Panorama Fiscal de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El gasto que hizo el gobierno de Nayib Bukele representa el 8.4 % del Producto Interno Bruto (PIB) y se ha centrado en subsidios y transferencias corrientes, pues representa el 4.3% del PIB, solo por debajo de Argentina (5.7%) y Brasil (5.5%) y similar al gasto que hizo Colombia (4.3%), indica el informe.

A nivel de Centroamérica, el gasto público que hicieron los gobiernos con relación al PIB fue: Panamá 4.9 %, Honduras 1.9 %, Guatemala 1.7 % y Costa Rica, 0.4 %.

El informe de la Cepal también refleja que otro porcentaje del gasto de El Salvador fue en concesión de préstamos, pagos de intereses y pagos de salarios.

De acuerdo al organismo, en El Salvador “el alza de las transferencias corrientes del gobierno central se debe a los mayores recursos que se giraron a las instituciones descentralizadas (entre ellas, los hospitales públicos)”.

El informe también cita que el gasto creció por las transferencias al Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal) para financiar el Fideicomiso para la Recuperación Económica de las Empresas (Firempresa).
El Gobierno orientó $600 millones que están dentro del programa de Firempresa, con el que se buscaba reactivar la economía y apoyar a las empresas que fueron golpeadas por la pandemia.

Asimismo, señala que el alza en las transferencias de fondos fue porque las destinaron a “los gobiernos municipales para apoyarlos en la prestación de servicios públicos en un marco de mayor demanda por el efecto de la pandemia”.

Sin embargo, eso contrasta con las denuncias reiteradas que han hecho las alcaldías ya que desde junio del año pasado el gobierno de Bukele no les ha transferido el Fodes (Fondo de Desarrollo Económico y Social), como ordena la ley, y eso les ha traído dificultades económicas a los municipios, al punto que debieron suspender servicios por la falta de recursos.

Pero el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, ha insistido en que no ha tenido dinero para pagarles a las alcaldías e incluso afirmó que no lo pueden “obligar” a pagar el Fodes que les adeuda. La mayoría de comunas a las que no les trasladó el dinero serán gobernadas por el partido oficialista Nuevas Ideas a partir de este 1 de mayo.

América Latina destinó 4.6% del PIB a combatir la crisis
Latinoamérica, la región más afectada del mundo por la pandemia, destinó en 2020 en promedio el 4.6% de su PIB en ayudas sociales para combatir la crisis económica provocada por la covid-19, un esfuerzo fiscal que debe mantenerse este año, indicó ayer la Cepal.

El organismo alertó de que el crecimiento que se espera para este año (cerca del 3.7 %) no logrará compensar la caída de 2020, ni tampoco revertir los aumentos en la pobreza y desigualdad, de ahí la necesidad de la expansión fiscal, sobre todo a través de subsidios y transferencias corrientes.

“La persistencia de la pandemia y las asimetrías en la vacunación, junto a ritmos de recuperación asincrónicos y divergentes, ponen un manto de incertidumbre sobre la velocidad y sostenibilidad de la recuperación”, indicó la secretaria ejecutiva del organismo con sede en Santiago de Chile, Alicia Bárcena.

La economía latinoamericana se contrajo un 7.7 % en 2020 -la mayor recesión de los últimos 120 años- y las tasas de pobreza y pobreza extrema se dispararon hasta el 33.7 % (209 millones de personas) y el 12.5% (78 millones), niveles que no se veían en los últimos 12 y 20 años, respectivamente.

Sin las transferencias sociales, apuntó Bárcena a Efe, “la pobreza en la región hubiese alcanzado a 230 millones de personas y la pobreza extrema a 98 millones”.

El cierre masivo de empresas llevó a la tasa de desocupación el año pasado al 10.7 %, mientras que el nivel del PIB per cápita regional terminó el año pasado en el mismo escalón de 2010, lo que significa que la región se encuentra frente a una nueva década perdida, como la vivida en la de 1980.

Pin It on Pinterest

Share This