A junio de 2019, los flujos financieros de la economía con el resto del mundo registraron un incremento.

Por Revista Summa

La cuenta corriente de la balanza de pagos al primer semestre del año 2019 alcanzó un déficit de US$266.2 millones, inferior en 37.1% al obtenido el mismo período del año anterior, como resultado del incremento en los superávits en las cuentas de servicios e ingreso secundario y por una reducción en el déficit del ingreso primario, informó el Banco Central de Reserva.

La cuenta de bienes tuvo un saldo de -US$2,943.2 millones que se incrementó en US$210.7 millones respecto a junio del año pasado. Dicho resultado se debió al incremento de 4.1% en las importaciones y a un valor en las exportaciones similar al del año anterior.

La balanza de servicios alcanzó un superávit de US$560.5 millones con un incremento del 30.3% respecto al reportado en el año anterior, gracias a que las exportaciones de servicios crecieron 13.2% y las importaciones, 5.1%. De los rubros con saldos superavitarios destacaron con una dinámica creciente: viajes (45.1%), mantenimiento y reparación (18.6%) y servicios de telecomunicaciones e informática (10.9%).

Los servicios de call center han presentado tasas de crecimiento positivas a lo largo de los últimos cinco años. A junio de 2019, el total acumulado de ingresos alcanzó US$187.6 millones, superiores en US$19.1 millones a los del año anterior con una tasa de crecimiento del 11.3%, lo que significó una tasa de crecimiento de dos dígitos por tercer año consecutivo. Los servicios de call center de mayor aporte en este período son los relacionados a las comunicaciones, ventas varias y soporte técnico, los cuales reportaron un acumulado de US$117.5 millones, que representa el 62.7% del total de ingresos y una tasa de crecimiento de 13.3%.

Por otra parte, el rubro de servicios por viajes alcanzó un saldo superavitario de US$405.9 millones, con un crecimiento interanual de 45.1%, influenciado por el incremento en el gasto por persona de los viajeros que nos visitan, que creció 30.3% y la estadía media que fue mayor en 13.2%. También el número de viajeros tuvo una incidencia positiva en este resultado.

La cuenta del ingreso primario, que registra ingresos y egresos por pagos a factores, registró un déficit de US$631.8 millones con una caída de 15.1% respecto al año anterior. Dentro de esta cuenta se observaron principalmente pagos de dividendos por US$382.6 millones, pago de intereses del Gobierno por US$239.0 millones y de los otros sectores por US$62.7 millones. Las utilidades reinvertidas se redujeron respecto al año pasado y son las que originaron el descenso del saldo neto de esta subcuenta.

Mientras tanto, el ingreso secundario mostró a junio del presente año un saldo superavitario por US$2,748.3 millones, equivalente a una tasa de crecimiento del 4.8% respecto a 2018. El mayor aporte provino de los ingresos por remesas familiares que ascendieron a US$2,636.1 millones con una tasa de crecimiento del 3.7%; en tanto, el gobierno general reportó ingresos de cooperación internacional por un monto de US$2.9 millones, mientras que el resto de los receptores lo hicieron por US$9.0 millones.

La cuenta de capital fue superavitaria, mostrando ingresos netos por US$96.9 millones; no obstante, fueron inferiores en 26.5% respecto a los del primer semestre de 2018, ya que el año anterior se registraron ingresos destinados a proyectos de seguridad ciudadana y oportunidades de crecimiento dirigidos por el Gobierno General. Del total de ingresos recibidos en el período en análisis, US$53.9 millones fueron destinados al gobierno general y los US$43.0 millones restantes, al sector privado.

El endeudamiento neto de la economía fue de US$169.3 millones en el primer semestre de 2019, menor a los US$291.6 millones del año anterior, debido a la recuperación alcanzada por la cuenta corriente.

A junio de 2019, los flujos financieros de la economía con el resto del mundo registraron un incremento tanto en los activos externos netos, como en los pasivos externos, situándose en US$640.3 millones y US$704.9 millones, respectivamente.

Por el lado de la adquisición neta de activos, los activos de reserva fueron los que más aportaron al resultado global con una acumulación de US$600.2 millones, siendo superiores en US$357.3 millones a los registrados en el mismo periodo del año anterior. En segundo lugar, se ubicaron los flujos de inversión directa con US$75.7 millones, que corresponden principalmente a instrumentos de deuda, y en tercer lugar la inversión de cartera con US$32.3 millones por inversiones en títulos de deuda de los bancos comerciales. El rubro de Otra inversión presentó una disminución neta por US$67.9 millones, producto de menores depósitos en el exterior de los bancos del sistema.

En los pasivos netos incurridos, los flujos de inversión directa mostraron una disminución del 14.5%, situándose en US$510.7 millones, asociados principalmente a participaciones de capital e instrumentos de deuda. La Otra inversión alcanzó US$194.1 millones, incrementándose en US$152.9 millones.

Pin It on Pinterest

Share This