La ANEP sugiere que el límite para su ratio respecto al Producto Interno Bruto (PIB) no supere el 45%

Por El Mundo 

Detener el aumento del ratio de la deuda pública y reducirlo en dos puntos porcentuales por año a partir de 2026 es una de las reglas fiscales que propone la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) para atajar el deterioro que han sufrido las finanzas públicas en los últimos años. La cúpula empresarial presenta ésta y otras propuestas durante el décimo sexto Encuentro Nacional de la Empresa Privada (ENADE), que se realiza esta tarde en un hotel capitalino.

En el documento del ENADE 2016, “El Salvador Libre de Corrupción”, explica que las reglas fiscales “inyectan predictibilidad y confianza a la gestión pública, lo que asegura la estabilidad macroeconómica”.

Para el caso salvadoreño, la gremial propone establecer límites y que se legislen en la Constitución de la República para la deuda pública, el déficit fiscal, la emisión de Letras del Tesoro Público (Letes), así como disposiciones sobre el Presupuesto General de la Nación y las nuevas leyes que se aprueben en el Congreso.

En el caso de la deuda pública, la ANEP sugiere que el límite para su ratio respecto al Producto Interno Bruto (PIB) no supere el 45%, y que hasta el 10% del PIB pueda utilizarse para financiar el sistema previsional.

Debido a la complicada situación de las finanzas, la gremial propone que la meta se alcance en dos etapas. En la primera, que comprende de 2016 a 2025, recomienda que el ratio se mantenga en 64 % del PIB, que es el que se alcanzó a finales de 2015. Para la segunda etapa, a partir de 2026, recomienda que el ratio se reduzca dos puntos porcentuales cada año, hasta llegar al 45 % del PIB.

Para el déficit fiscal, la gremial recomienda una fórmula que tome en cuenta el aumento de la deuda pública y el crecimiento económico.

Otra de las propuestas de ANEP es incluir en la Constitución un límite a la emisión de Letes, que sería del 20% de los ingresos corrientes. Actualmente, la Constitución ordena que en el Presupuesto General de la Nación se establezca el techo de la deuda flotante para cada año. El de 2016 se fijó en 30% de los ingresos corrientes, por lo que la propuesta de la gremial implica una reducción de 10 puntos porcentuales.

Además, recomienda incluir una disposición que obligue al Estado a pagar la deuda flotante durante el mismo año fiscal en que fue emitida.

 

Pin It on Pinterest

Share This