El gobierno de El Salvador terminó con el tratado sin consultar y menos informar al sector productivo esa decisión.

Por El Salvador

El gobierno de El Salvador, por medio de la Cancillería, canceló de forma inconsulta el Tratado de Libre Comercio con la República de Taiwán, lo que ha generado no solo descontento en el sector privado que exporta dentro del Tratado, sino millonarias pérdidas.

El sector más afectado es el azucarero, ya que con esta decisión del gobierno, que lo tomó por sorpresa, están en riesgo 57 mil toneladas de azúcar que ya se habían negociado, y 23 mil más que se esperaban exportar en el resto del año.

Esta preocupación de los azucareros venía desde el 20 de agosto pasado, cuando el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, anunció que El Salvador rompería relaciones diplomáticas con Taiwán y las abría con China; sin embargo la ministra de Economía, Luz Estrella Rodríguez aseguraba, incluso hace dos semanas, que el TLC con Taiwán no se denunciaría (no se suspendería).

La noticia de la denuncia del TLC con Taiwán llegó a los azucareros por medio de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Legislativa, que fue informada por el Ministerio de Economía de esta decisión.

Ante esto el sector productivo, y en este caso el azucarero, el cual es el más afectado, rechazó este lunes rotundamente “esta decisión inconsulta y nada transparente del gobierno” y pidió a la Asamblea Legislativa que investigue el procedimiento que la Cancillería siguió para terminar este pacto comercial con Taiwán.

“Expresamos nuestra preocupación por esta decisión unilateral, inconsulta de la denuncia del TLC con China Taiwán. Al año exportamos $30 millones y con esta decisión del gobierno nos dejan prácticamente sin este gran mercado”, señaló el presidente de la Asociación Azucarera de El Salvador (AAES) Mario Salaverría.

Ante esto tanto representantes de la Azucarera como los representantes de la Asociación de Productores de Caña de Azúcar (Procaña) y del Consejo Salvadoreño de la Agroindustria Azucarera (CONSAA) demandaron a la Asamblea Legislativa que investigue el procedimiento que realizó el gobierno para dejar sin efecto el TLC.

“Estamos pidiendo a la Asamblea Legislativa que investigue cuál ha sido el mecanismo o procedimiento de la denuncia, porque no nos han dado los plazos que son seis meses”, dijo Salaverría, refiriéndose a que estaba establecido que si se realizaba una denuncia del TLC a partir de esa fecha los exportadores e importadores contarían con seis meses para finiquitar o determinar si podrían seguir con sus negocios fuera del pacto.

“Al cancelar el TLC con Taiwán, la agroindustria no podrá cumplir los contratos comerciales de exportación. El incumplimiento de dichos contratos comerciales provocará penalidades económicas y dañará la credibilidad y la confianza internacional de El Salvador y de la agroindustria. Cerca de $30 millones al año en exportaciones de azúcar perderá El Salvador por la decisión inconsulta del Ejecutivo”, agregó Salaverría.

Por su parte, Óscar Orellana, presidente de Procaña cuestionó el accionar del gobierno, ya que hace tan solo dos semanas que le preguntaron a la ministra de Economía qué pasaba con el TLC con Taiwán, y ella había asegurado que “todo estaba bien, que todo estaba normal, que estuviéramos tranquilos, que ellos no iban a denunciar el Tratado hasta no tener algo que nos ayudara a mantener este mercado”.

Francisco Guillén, productor de caña y directivo del CONSAA, señaló que faltó comunicación y consultas de parte del gobierno, ya que en todo este tiempo se han negociado exportaciones de azúcar y otros productos que con la cancelación del tratado ya no podrán cumplir los tiempos de entrega, y esto recaerá en multas y penalidades.

“Esto es inaudito”, cuestionó el coordinador general de la Organización de Apoyo al Sector Productivo (ODASP), para las negociaciones comerciales internacionales, Rigoberto Monge.

“Aquí hay una falta de transparencia y estamos reclamando que no se informó en lo absoluto y esto genera incertidumbre en los sectores productivos sobre la aplicación de un tratado internacional. En cualquier país del mundo los gobiernos consultan con los sectores”, aseveró Monge.

China no es opción

Cuando el gobierno rompió relaciones diplomáticas con Taiwán, y las abrió con China, aseguró no había riesgo económico ya que los mercados estaban asegurados.

Sin embargo, este no es el caso del azúcar, ya que China tiene un impuesto arancelario del 85 %, cuando con Taiwán gracias al TLC es de 0 % el arancel.

“China tiene esta medida proteccionista con la que definitivamente es imposible exportar a China, tiene un arancel demasiado alto, es un arancel prohibitivo y no es un mercado preferencial, para nosotros Taiwán es un mercado preferencial, como Estados Unidos y la Unión Europea”, aseguró el presidente de la Asociación Azucarera.

Por tanto las 80 mil toneladas de azúcar se quedan sin mercado, ya que fuera del TLC, aunque se siguieran con las exportaciones a Taiwán, tendrían que pagar 17 % de arancel, lo que les incrementaría los costos sustancialmente, dijo Salaverría.

ANEP condena decisión

Por medio de un comunicado de prensa, la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) condenó la decisión del gobierno ya que “la pérdida de preferencias arancelarias de Taiwán pone en riesgo la inversión y miles de plazas de trabajo, al hacer perder a El Salvador una buena opción para la exportación de productos salvadoreños en el inmenso mercado asiático”.

Para la ANEP esta decisión está viciada por razones políticas, que solo buscan favorecer las relaciones con China, a costa de la pérdida de negocios y empleos.

“Acciones como la denuncia o cancelación de un tratado comercial con Taiwán, son uno de muchos ejemplos que demuestran que las decisiones políticas partidarias e ideológicas al ser antepuestas a los derechos de los sectores productivos impiden el crecimiento económico y la generación de empleo”, comunicó ANEP.

El tiempo es crucial

La Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Legislativa acordó este lunes que escuchará al sector azucarero y otros exportadores para saber cómo serán afectados con dicha decisión, pero los llamarán hasta dentro de dos semanas.

Eso también preocupa a los azucareros, ya que el tiempo es factor clave en esta situación, porque según la nota enviada por la ministra de Economía a dicha Comisión, el TLC quedará sin efecto el 15 de marzo de 2019, y solo para hacer llegar un cargamento de azúcar desde El Salvador hacia Taiwán se necesita un mes.

Para los afectados una de las soluciones que podrían aliviar este problema es que el presidente electo, Nayib Bukele, revise y revalúe reiniciar relaciones diplomáticas con Taiwán. “Le pediríamos al señor Presidente electo que se reconsidere esta apertura, no hemos hablado directamente con él, pero esperaríamos que él reconsidere esta posición”, dijo Salaverría.

Y aunque Bukele decidiera reiniciar negociaciones con Taiwán, para reabrir relaciones diplomáticas y comerciales, ello requeriría tiempo, y los exportadores tendrían que buscar dónde colocar esa azúcar que no pudieron vender a los taiwaneses, y en ese tiempo lidiar con los riesgos del alza de sus costos, penalidades, multas y pérdidas de puestos de trabajo. También están en juego las exportaciones de productos textiles y alimentos.

Pin It on Pinterest

Share This