Por: Merca 2.0

Ante un mundo saturado de información en donde destacar y construir una imagen de marca es cada vez más complicado, las soluciones que las firmas comerciales generan para impulsar sus esfuerzos de branding son casi incontables: desde acciones que hacen un increíble uso de las nuevas tecnologías hasta campañas completas cuyo único fin es reforzar la presencia de la marca en el mercado.

Sin embargo, existen detalles más pequeños que al prestarles el detalle y atención adecuados pueden funcionar como una poderosa herramienta de branding.

Hablamos de algo tan simple como la firma de un correo electrónico, que con un buen tratamiento estratégico funciona como un catalizador para impulsar las acciones de construcción de imagen de cualquier marca.

Por mencionar algunos datos relevantes, la consulta de correo electrónico es la segunda actividad más frecuente (88 por ciento) entre los internautas mexicanos, sólo por debajo del uso de redes sociales de acuerdo con información de la IAB. De hecho, una investigación publicada por MecLabs, indica que el e-mail es el medio de comunicación preferido por los usuarios para recibir información comercial y es una herramienta que puede incrementar las conversiones hasta en un 200 por ciento.

En este sentido el e-mail se ubica como un vehículo efectivo para conectar con las audiencias desde en un terreno cotidiano. Por tal razón, pensar estratégicamente en el diseño y presentación de la firma que no sólo da personalidad a la persona que firma el correo, sino también a la marca que representa.

Compartimos tres aspectos para convertir la firma del correo electrónico en un poderoso aliado en las acciones de branding no sólo personal sino comercial:

1.-Más allá de los datos de contacto

Una de las principales funciones técnicas de la firma es ofrecer a quien recibe el correo información de contacto sobre quien emite el mensaje. No obstante, al pensar en el potencial de branding que este elemento representa para la marca, incluir las redes sociales, logros obtenidos o algún dato adicional que describa en pocas palabras aquello que reconoce a la marca es una recomendación.

2.-Define el propósito de la empresa

La idea es resumir en una frase -que no necesariamente tiene que ser el slogan de la marca- el objetivo y valor agregado que la marca ofrece al mercado. Hablamos de unapequeña descripción que plasme en pocas palabras la esencia de la marca.

3.-No todo es el logo

La combinación de elementos, colores y gráficos es fundamental para lograr que la firma tenga un impacto positivo en la construcción de la imagen de la marca. Es decir, no todo tiene que resumirse en el logo de la misma, sino que los colores así como la tipografía de los datos de contacto tienen que estar alineados con aquello que la marca quiere transmitir.

Pin It on Pinterest

Share This