Según datos del 2018, solo un 9% de los residuos del país son valorizados por empresas recicladoras.

Por Revista Summa

Repensar los desechos que producimos, reducirlos, reusar envases, darles una segunda vida a los desechos y separar y reciclar la basura que se genera en el hogar y la oficina, son acciones básicas para cambiar nuestra actitud hacia el planeta y hacer algo contra el cambio climático.

Este 17 de mayo se conmemoró una vez más el Día Mundial del Reciclaje en medio de una situación planetaria caótica: mares con islas enteras de plásticos flotantes, animales que mueren tras ingerir desechos en el mar, microplástico en nuestros alimentos y botaderos que desbordan. 

Durante muchos años el discurso sobre el tema de los desechos estuvo orientado solo reciclar, sin embargo, la cantidad de desechos producidos requiere acciones anteriores a esta buena práctica; repensar nuestras acciones y reducir lo que consumimos todos los días, para solo adquirir lo que necesitamos, desde alimentos hasta ropa, debe ser parte del cambio que debemos adoptar.

Según el sitio web de Greenpeace es el consumismo, es decir la compra excesiva de bienes y servicios, el causante de un 60% de todas las emisiones globales de Gases de Efecto Invernadero (GEI). 

Haga del reciclaje una parte de su rutina

El reciclaje es el proceso industrial que permite darle una nueva vida a múltiples tipos de materiales, contribuyendo a un uso más racional de los recursos naturales disponibles en la tierra.

Todos podemos separar estos materiales desde nuestros hogares o áreas de trabajo, facilitando su acopio en los centros de reciclaje disponibles.

Reciclar reduce la contaminación del aire y del agua, ahorra recursos naturales, es un aporte a la lucha contra el cambio climático, permite que menos desechos lleguen a los vertederos y genera además puestos de trabajo. 

Hacerlo parte de la rutina requiere algunos sencillos pasos:

  1. Separe un espacio en su hogar para reciclar.
  2. Coloque en ese espacio una caja o contenedor por cada material que desee recolectar. Pueden ser: plásticos, papel y cartón, Tetra Pak, latas, vidrio, baterías y electrónicos.
  3. Marque cada una de las cajas con el material que le corresponda.
  4. Lave y seque todos los empaques que consuma en su hogar o trabajo que desee reciclar y deposítelos en su caja correspondiente.
  5. Cuando ya cuente una cantidad suficiente recolectada, contacte a uno de los centros de reciclaje más cercanos o a su gobierno local. Muchos ofrecen servicio de recolección puerta a puerta.

Pin It on Pinterest

Share This