Con inversiones millonarias en puertos, aeropuertos y carreteras, el istmo espera seguir facilitando el comercio y el traslado de personas.

POR Luis Solís /@Luis_Summa

Hay una promesa, casi imperante, en todas las últimas campañas electorales de América Central: mejorar la infraestructura vial, portuaria y aérea. Para nadie es un secreto que el área, exceptuando Panamá, tiene rezagos en infraestructura logística y así lo hacen ver distintos rankings sobre competitividad. Algunos esfuerzos se empiezan a materializar y ya hay anuncios de mega obras.

Guatemala impulsa el Plan de Recuperación de la Red Vial, orientado a reparar 20.993 kilómetros de carreteras, en tres años. Con un presupuesto de más de US$400 millones, se enfocará en áreas con alto índice de tránsito, sitios turísticos y comuni- dades con carencias de acceso a centros de salud y escuelas.

Por otra parte, plantea realizar una inversión de US$100 millones en el transcurso de tres años para poder modernizar las instalaciones portuarias y el Estado licitó un estudio para determinar las condiciones del aeropuerto internacional La Aurora. Está a cargo de empresas estadounidenses, colombianas y mexicanas, y será la base para la próxima expansión de dicha terminal. El Salvador se concentra en la modernización del puerto de Acajutla, el más importante el país. La Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), encargada de su administración, trabaja para acoplar la terminal a los nuevos tiempos del comercio. Dotación de nuevo equipo portuario, mejores señalamientos y nueva maquinaria forman parte de la hoja de ruta.

CEPA también administra el Aeropuerto Internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez y estudia su posible ampliación que, de lograrse efectuar, convertiría a ese aeropuerto en uno de los más grandes de la región.

Más puntas de lanza

En el caso hondureño, desde el 2014 a la fecha, se han construido 1.100 kilómetros en infraestructura vial de primer nivel. Destacan los ya finalizados corre- dores Agrícola, Lenca y del Pacífico, así como el de Occidente y el Canal Seco que están a punto de concluir. Además, siguen en ejecución el Central, el Turístico y el de Oriente.

La Terminal de Contenedores de Puerto Cortés destaca entre los proyectos más ambiciosos, bajo gestión de la Operadora Portuaria Centroamericana (OPC), que impulsa mejoras por etapas, las cuales hacia el 2023 totalizarán los US$624 millones. Al cierre de este 2019 se proyecta que logrará mover 700.000 contenedores anua- les, es decir, 1,8 millones de TEUS, el doble de su capacidad anterior (350.000 contenedores al año, equivalentes a 650.000 TEUS), se hizo de grúas Súper Post Panamax y móviles y ofrecerá 4.000 plugs para contenedores refrigerados. Por su parte, los nicaragüenses le apuestan al Plan Maestro de la Red Vial de Nicaragua, el cual establece prioridades en cuatro segmentos: construcciones nuevas en el sector rural, obras urbanas, conectividad con la costa caribeña y la ciudad de Bluefields y pavimentar y construir 4.500 kilómetros de carreteras. Esto en un plazo de 20 años.

En Costa Rica, la construcción de un nuevo aeropuerto internacional se tornó de interés nacional. Se trata del Aeropuerto Internacional Metropolitano de Costa Rica que iniciaría operaciones en el año 2027, con un tráfico de 7,8 millones de pasajeros. Su costo inicial se estima en US$1.932 millones, generaría 80.000 empleos (directos, indirectos e inducidos) y aportaría al PIB US$1.500 millones anuales.

“El Plan Maestro detalla que el proyecto se dividirá en tres fases: la primera consta de 128.000 m2 de terminal de pasajeros, dos pistas y una vía principal de acceso que conducirá a los usuarios hacia la terminal a través de la ciudad aeroportuaria; en la segunda se expandirá la terminal de pasajeros a 146.000 m2 y en la tercera a 186.000 m2. En esas últimas fases se ampliará la segunda pista, la infraestructura de transporte, la ciudad aeroportuaria, la terminal y las distintas áreas de apoyo que integran el proyecto”, afirma Hora- cio Rossi, director de aviación de Mott MacDonald, firma consultora inglesa encargada de elaborar el estudio.

Para garantizar el buen funcionamiento de la obra deberán ejecutarse otros proyectos de infraestructura pública, como la ampliación de la carretera San José-Caldera (conocida como la ruta 27) construir el corredor de interconexión vial de Occidente y un acceso ferroviario.

En Panamá, recientemente se terminó de construir el tercer juego de esclusas del Canal de Panamá y ya se está pensando en una nueva ampliación de esa vía transoceánica. Gracias a la alta demanda que tiene, no sería de extrañar que en un transcurso no mayor de 15 años cuente con otro juego de esclusas. Otra de las mega obras panameñas es la ampliación del Aeropuerto Internacional de Tocumen, proyecto con un costo superior a los US$800 millones y que lleva ya cuatro años en desarrollo.

Recientemente, se inauguró la nueva terminal de pasajeros (T2), la cual cuenta con una superficie de 116.000 m2, distribuidos en cuatro niveles, una longitud de 650 metros y 1.700 estacionamientos. Junto con la primera (T1), le da capacidad a la terminal para movilizar a unos 25 millones de pasajeros por año.

Caída en el comercio en contenedores en puertos

El movimiento de carga contenerizada en puertos de América Latina y el Caribe cayó un 0,9% durante 2018, según datos de la CEPAL. Este promedio regional mantiene la tendencia negativa de desaceleración que se ha observado en los últimos años y representa la mayor pérdida desde la crisis de 2009.

América Central pasó de un ritmo de crecimiento positivo de 3,4% en 2015 a una caída en los volúmenes totales de un 3,5% en 2016, debido principalmente a la reducción de los movimientos en Panamá (-9,1%).

La desaceleración en el promedio regional del movimiento portuario se arrastra desde hace varios años: 6,0% en 2012, 1,3% en 2013, 2,4% en 2014 y 2,5% en 2015. El deterioro en 2016 estuvo muy marcado por disminuciones en la actividad de cinco países: Brasil (-4,4%), Panamá (-9,1%), Colombia (-3,6%), Argentina (-6,1%) y Bahamas (-14,3%).

Esos resultados fueron mitigados por países que aportaron aumentos al volumen total: México (3,2% de alza), Chile (4,8%), Perú (8,4%), Ecuador (4,5%), República Dominicana (8,3%), Guatemala (8,8%), Costa Rica (7,3%) y Uruguay (9,5%).

El volumen total de actividad en 2016 alcanzó los 47,5 millones de TEUS. Los 40 puertos más grandes representan cerca del 90% de las operaciones, mientras que los 100 siguientes mueven el 10% restante (4,4 millones de TEUS).

Pin It on Pinterest

Share This