Los bancos son una de las principales preocupaciones para los expertos.

Colaboración para Revista Summa de Olivia Scott, especialista en ciberseguridad e investigadora de VPNpro.com

La ciberseguridad requiere atención urgente en el mundo.  Las fallas de seguridad se aprecian a diario en todo tipo de empresas y gobiernos. América Central, por supuesto, no escapa de las estadísticas y va más allá: existe una preocupación latente —por parte de expertos— con respecto a las vulnerabilidades de la región.

Los ataques violentos y las filtraciones masivas de datos privados han despertado alertas. Según una encuesta de KPMG International, la ciberseguridad es la principal preocupación de los altos ejecutivos de empresas latinoamericanas este 2019, por encima del cambio climático.

De acuerdo al Índice Nacional de Seguridad Cibernética(NCSI), los países que llevan la delantera en cuanto aplicación de medidas preventivas y protección contra ataques son Costa Rica y Panamá, por encima de otros países latinoamericanos como Argentina, Colombia y México.

Algunos gobiernos y empresas privadas han llevado a cabo un par de iniciativas que ayudan a establecer un diagnóstico de la realidad en América Central y a esclarecer las expectativas a futuro. 

Iniciativas de gobiernos centroamericanos en cuanto a ciberseguridad

Este año, en mayo, el Parlamento Centroamericano (Parlacen) organizó un evento para estudiar temas de ciberseguridad: el Conversatorio Regional sobre Ciberdelincuencia y Seguridad Internacional de la Información, el cual contó con la participación de expertos rusos. 

A esta conferencia asistió el Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia y también hubo participantes de Belice, Guatemala, Honduras, República Dominicana, Costa Rica, Nicaragua, Panamá y El Salvador. Luego del encuentro se firmó un acuerdo. Sin embargo, aún no hay más detalles sobre los resultados. 

Ya en Guatemala se ha demostrado interés en crear documentos de respaldos y estrategias de optimización de sistemas de seguridad digital, como la presentación de la Situación actual de ciberseguridad en Guatemala (2016), comunicada por el viceministro de Tecnología de la Información y Comunicaciones, Walter Girón, durante el V Congreso Regional de Seguridad Bancaria y Financiera.

Las empresas privadas y la protección de datos

Luego de la filtración histórica de los Panama Papers (en la que se divulgaron 2.600 GB de datos privados que revelaron escándalos de corrupción mundial), la región despertó alarmas tanto sobre mejoras en legislaciones y transparencia como de protección de datos. 

Los bancos son una de las principales preocupaciones para los expertos, las aplicaciones móviles oficiales de la mayoría de las instituciones bancarias han presentado fallas y vulnerabilidades. El gerente general de Soluciones Seguras de Costa Rica, declaró para elmundo.cr: “Es importante que las entidades bancarias mantengan sus políticas actualizadas con sistemas de control acordes con los cambios tecnológicos del siglo XXI”. 

La tecnología sigue evolucionando y, de acuerdo a la consultora internacional Gartner, en 2020 el 60% de los negocios digitales tendrán fallas por no saber lidiar con las amenazas actuales.

Por otro lado, Microsoft reveló recientemente información valiosa con respecto al tipo de ataques comunes en Centroamérica y el Caribe. En una presentación realizada en agosto, destacaron las principales amenazas para estos países latinos según su Informe de Inteligencia en Seguridad: 

  • Los ataques de ransomware han disminuido 67% en Centroamérica y el Caribe.
  • La tasa del uso de malwares para robo de criptomonedas es 40% más alta en esta región que el promedio en el resto del mundo.
  • La tasa de ataques por malware disminuyó 35%, pero República Dominicana mantiene altos niveles de amenazas. 

Los ciudadanos: los más vulnerables a los ataques cibernéticos

Como demostró la presentación de Microsoft, hay un problema importante con respecto a la educación en América Central. Los malwares dañinos en República Dominicana llegan fácilmente a los usuarios a través de correos electrónicos y aplicaciones desactualizadas. 

Se demuestra que la población de la región necesita más información sobre ciberseguridad. Resulta esencial que los usuarios entiendan los riesgos y apliquen mejores estrategias de defensa: activar buenos antivirus, mantener sus aplicaciones actualizadas, hacer uso de una VPN para cifrar datos y conocer las principales estrategias de los ciberdelincuentes.

Mantener una buena higiene cibernética no implica conocimientos técnicos ni requiere mayor inversión en equipos y puede ser determinante al momento de evitar ataques.

El futuro de la protección de datos en la región

Este breve recuento de la situación actual en cuanto ciberseguridad en la región permite hacer una predicción acertada: si no se toman medidas urgentes, las consecuencias por ciberataques serán devastadoras en el futuro. 

No solamente por la falta de acciones concisas y transparentes por parte de entes gubernamentales, por una población con grandes carencias en cuanto a conocimientos de medidas preventivas de ciberataques y protección de sus datos personales; sino también por las condiciones económicas, locales y de infraestructura.

Para grandes empresas internacionales, parte del riesgo de inversión en países en desarrollo son las garantías de servicios y de estabilidad económica. Se evidenció recientemente que hay falencias con una falla eléctrica que dejó sin energía a Honduras, Nicaragua y parte de Guatemala y El Salvador. Representan también sentencias para los avances tecnológicos.

Además, la tecnología avanza con rapidez y los ciberdelincuentes también. Tanto empresas privadas como públicas, en todas partes del mundo, están bajo constantes ataques y rediseñando estrategias de protección y prevención de riesgos. Vale cuestionarse si en la región se avanza con la misma rapidez.

Más cooperación y buenos líderes

A pesar del turbulento pronóstico, es importante reconocer las buenas iniciativas. Los avances tanto en reconocimiento de la situación actual en América Central como de la aplicación de más y mejores medidas preventivas para la protección de datos como ya lo está haciendo Panamá. 

Por su parte, la OEA emitió un informe en el que evaluó los avances de ciberseguridad de América Latina, comparó con otros países y reconoció la difícil tarea de garantizar la protección y el reto que nos espera:

“…ningún país está preparado cibernéticamente y la preparación debe comenzar con un enfoque de gestión de riesgos disciplinado. La gestión eficaz del riesgo requiere que los líderes de un país comprendan ante todo lo que más valoran, describan qué es lo más importante que deben proteger y demuestren que están dispuestos a invertir el capital político, el tiempo de los ejecutivos, el dinero y los recursos necesarios para protegerlo”. 

¿Está lista América Central y sus líderes para esto? Queda claro que se mantendrán las vulnerabilidades a futuro, pero solo el tiempo determinará si las acciones y la preparación antes los ataques virtuales y las medidas preventivas fueron suficientes para evitar consecuencias graves.

Pin It on Pinterest

Share This