República Dominicana y Perú comparten el cuarto lugar en una lista de países de América Latina con los más altos porcentajes de Impuesto al Valor Agregado.

Por: Diario Libre

Para agosto de este año, las Naciones Unidas estipulaba un viático diario de US$272 para su personal que viajaba a la capital dominicana. En la lista del Daily Subsistence Allowance (DSA), Santo Domingo era en ese mes la quinta capital que resultaba más costosa a los viajeros de la organización, de 22 capitales de la región (incluido Puerto Rico como territorio dependiente).

El monto estipulado abarca porcentajes extras a lo necesario para gastos de hotel y alimentación, y los cálculos para los viajeros con destino a Santo Domingo solo estaban superados por Caracas (US$419), Buenos Aires (US$380), Ciudad de México (US$339) y San Juan (US$304).

De acuerdo a datos publicados en julio pasado por BBC Mundo, recogidos de la firma multinacional Baker & McKenzie, República Dominicana y Perú comparten el cuarto lugar en una lista de países de América Latina con los más altos porcentajes de Impuesto al Valor Agregado (IVA). Se destacó que el país tiene 18% cuando el promedio mundial es 15%.

Los costos de vivir en República Dominicana son sentidos en diferentes estratos. La Primera Encuesta de Cultura Económica y Financiera de la República Dominicana, realizada en agosto de 2014 por el Banco Central a 2.313 hogares, arrojó que el 76% de las familias cuyos ingresos son inferiores a RD$8.000 mensuales (US$177,6), no lograban equilibrar sus entradas con sus gastos en un mes.

Igual ocurre con los de ingresos medio bajos (RD$8.000-RD$18.000 o US$399,6), en los que el 68% no cerró el mes en equilibrio.

Ante el déficit en la economía familiar, el 33% de los encuestados recurrió a las deudas para cerrar el mes, estando entre los mecanismos más utilizados el “fiado” y los préstamos a relacionados y usureros.

Un ejemplo de lo anterior es el hogar de Esperanza Yean, una empleada privada. Los ingresos mensuales que ella y su esposo aportan a la familia rondan los RD$22.000 (US$488,4) y no les alcanzan. “Cuando el mes se está terminando, cerca del cobro, hay que coger prestado a cualquiera, a un vecino, a veces hasta en el trabajo”, dice.

Por un tiempo Esperanza vendió zapatos por catálogo para completar los gastos. Al igual que ella, otros recurren al pluriempleo para cubrir el presupuesto.

La falta de ingresos se refleja en la nueva escala de salario mínimo que entró en vigencia el pasado 1 de junio. En la resolución 1-2015 del Ministerio de Trabajo, uno de los sueldos mínimos es RD$7.843 (US$174,1). El Banco Central establece que para julio el costo de la canasta básica más económica (quintil 1) era RD$12.659.75 (US$281), significando RD$4.816,75 (US$106,9) más que dicho salario mínimo.

Los resultados del estudio Concentración de Mercado República Dominicana, realizado en 2014 por la Dirección General de Impuestos Internos, concluyen que según los estándares internacionales, el 30% de los mercados en el país se agrupan en la escala de alta de concentración, el 13% cae en la escala de concentración moderada, y el restante 57% en no concentración. “A mayor concentración de mercado se observa una mayor rentabilidad de la actividad económica”, indica el análisis.

Pin It on Pinterest

Share This