Pompeo dice que Estados Unidos seguirán liderando la batalla contra el nuevo coronavirus.

Por Revista Summa

Estados Unidos está aportando casi US$274 millones para ayudar a docenas de países a combatir la enfermedad causada por el novel coronavirus (COVID-19), profundizando el compromiso de Estados Unidos con la ayuda humanitaria y la salud mundial.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Michael R. Pompeo, anunció el 26 de marzo (en inglés) una nueva financiación que describió como una “inversión inicial” en la lucha continua de Estados Unidos contra COVID-19 a nivel mundial.

“El gobierno de los Estados Unidos ha movilizado rápidamente recursos sin precedentes para responder a la pandemia de COVID-19, tanto en el país como en el extranjero”, dijo Pompeo. “Los nuevos fondos de hoy son una continuación de décadas de liderazgo de los EE. UU. en la asistencia médica y humanitaria mundial”.

Las nuevas promesas ayudarán a 64 de los países de mayor riesgo del mundo. Esos fondos incluyen 110 millones de dólares en asistencia a desastres para proporcionar servicios esenciales de salud, agua, saneamiento e higiene, y otra ayuda humanitaria para mitigar los efectos del brote en la salud, la economía y la seguridad de las naciones.

Estados Unidos también anunció US$64 millones para apoyar los esfuerzos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados para ayudar a las poblaciones más vulnerables del mundo durante la pandemia.

En febrero, el Departamento de Estado prometió hasta 100 millones de dólares para apoyar los esfuerzos mundiales para combatir COVID-19. El 6 de marzo, el presidente Trump firmó un paquete de ayuda para el coronavirus que incluye 1.300 millones de dólares en asistencia extranjera para ayudar a los países a combatir la pandemia.

Las recientes promesas aumentan los más de US$170.000 millones que los contribuyentes estadounidenses han financiado en asistencia sanitaria y humanitaria en todo el mundo desde 2009.

El compromiso del pueblo estadounidense de responder a las enfermedades infecciosas va más allá de la financiación proporcionada por el gobierno de Estados Unidos. Organizaciones no gubernamentales (ONG) de Estados Unidos han enviado suministros médicos y voluntarios a todo el mundo, incluyendo suministros que salvan vidas a China. Además, múltiples empresas estadounidenses, en coordinación con la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos, trabajan incansablemente en paquetes de prueba, tratamientos y una vacuna para frenar la pandemia.

Pompeo dice que Estados Unidos seguirán liderando la batalla contra el nuevo coronavirus.

“Con más de $1.5 mil millones en donaciones y asistencia de empresas estadounidenses, ONG y organizaciones benéficas, y el increíble trabajo continuo de los socios en el extranjero encargados de la implementación, realmente nos estamos movilizando como nación para enfrentar este virus mortal”, declaró.

Pin It on Pinterest

Share This