Resolución de la OEA refleja el compromiso absoluto de la región con la democracia y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales en América.

Por Revista Summa

La votación rotunda que tuvo lugar esta semana en la Organización de los Estados Americanos (OEA) pone de manifiesto que los Estados miembros condenan en forma categórica el proceso electoral antidemocrático y la represión persistente que llevan adelante el presidente Ortega y la vicepresidenta Murillo. Con el voto a favor de 26 países y ningún voto en contra, la medida más reciente de la OEA demuestra que el gobierno de Ortega-Murillo se encuentra aislado y no tiene aliados en una región comprometida con los principios democráticos.

El gobierno nicaragüense, junto con otros gobiernos de América, asumió un compromiso democrático con sus ciudadanos, conforme se establece en la Carta Democrática Interamericana. Nicaragua se incorporó a la Carta hace 20 años, con la determinación de que sus ciudadanos tuvieran derecho a la democracia, y el gobierno nicaragüense tiene la obligación de promover y defender ese derecho. El presidente Ortega y la vicepresidenta Murillo no han honrado este compromiso al preparar una elección que no es más que una farsa sin ninguna credibilidad, silenciar y detener a opositores y, en última instancia, procurar instaurar una dinastía autoritaria que no rinde cuentas al pueblo nicaragüense.

La resolución de la OEA refleja el compromiso absoluto de la región con la democracia y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales en América. Estados Unidos sigue trabajando con socios en la región y en todo el mundo para promover la rendición de cuentas de quienes apoyan las acciones antidemocráticas de Ortega y de Murillo, al tiempo que seguimos exigiendo al gobierno nicaragüense que restablezca los derechos civiles y políticos y libere de manera inmediata e incondicional a los presos políticos.

Pin It on Pinterest

Share This