Por Revista Summa

La economía salvadoreña mantiene su fase de crecimiento durante 2017, tal como lo reflejan los principales indicadores económicos del país disponibles al mes de julio.

Según el Ministerio de Economía de El Salvador, es falso que exista estancamiento, como erróneamente lo han divulgado algunas entidades, puesto que el crecimiento en mención se produce en un entorno de expansión de la economía mundial, y en particular una recuperación de las economías avanzadas como Estados Unidos, Japón y la Eurozona, mientras que a nivel interno, dicho incremento está cimentado en el aumento de la demanda interna, tanto de consumo como de inversión, así como por una mayor demanda de las exportaciones salvadoreñas.

Así crece

El PIB del primer trimestre de 2017 aumentó 2.3%, siendo superior al crecimiento observado en el mismo período del año anterior (2.1%), destacando como sectores productivos más dinámicos el Comercio, restaurantes y hoteles (2.8%); Construcción (3.1%); Financiero (3.1%), Agropecuario (3.2%); Servicios comunales, sociales y personales (4.1%); y Bienes inmuebles y servicios prestados a las empresas (4.6%). Con este resultado, la economía está creciendo 9 trimestres consecutivos por encima de su nivel potencial.

Al primer semestre de 2017 la dinámica registrada por el IVAE en tendencia ciclo, reporta un crecimiento medio de 2.4%, con una tasa de 2.5%  en junio, dicho comportamiento es mayor a la del año anterior donde se obtuvo en promedio al primer semestre en 1.9% y una tasa a  junio de 2.3%.

La expansión de la producción ha sido posible mediante el empleo de más trabajadores en la economía. Un indicador aproximado de dicha situación es el aumento en el número de trabajadores cotizantes al Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), que al mes de junio registra un aumento  6,142 cotizantes del sector privado respecto a lo registrado en junio de 2016; los aumentos más importantes corresponden a los sectores Comercio, restaurantes y hoteles y la Industria manufacturera.

Junto a un aumento en el empleo del sector formal de la economía, también se observa que en dicho sector ha habido un aumento anual de 5.5% en los salarios promedio, lo cual lleva incluido el efecto del incremento a los salarios mínimos aplicados a partir de enero de este año. El poder adquisitivo de estos salarios se ha mantenido debido a los bajos niveles de inflación, que al mes de junio es de 1.0%.

En los primeros siete meses de 2017, los ingresos por las remesas alcanzaron US$2,873 millones, mostrando un crecimiento vigoroso 10.7% a julio, superando en US$278.6 millones recibidos en el mismo período del año anterior,  esta situación está parcialmente explicada por la tendencia declinante del desempleo de los Estados Unidos.

Existe un incremento en el poder de compra de las familias, derivado del aumento de los salarios reales, de las remesas familiares y de las bajas tasas de inflación de la economía, lo cual favorece el aumento del consumo.

La inversión es una variable importante que apoya la capacidad productiva del país, contribuyendo así al crecimiento económico. A agosto de 2017, las inversiones anunciadas por empresas de los distintos sectores económicos suman US$1,228 millones.  Los sectores con las mayores inversiones son Construcción y Bienes InmueblesElectricidadComunicaciones eIndustria.

El crédito orientado a actividades productivas de las empresas también está fomentado el crecimiento de la inversión privada. En lo que va de 2017, el saldo de la cartera de préstamos a empresas ha mostrado una tendencia creciente. A julio, muestra un crecimiento del 9.3%, respecto a julio de 2016.

Las exportaciones de El Salvador crecen 5.3%, de tal manera que las mismas aumentaron US$171.4 millones, respecto al mismo mes del año anterior y acumulan US$3,381.2 millones al mes de julio de 2017. Los sectores azucarero y textiles contribuyeron a estos resultados con incrementos de US$98.3 y US$63.4 millones, respectivamente; le siguen con aumentos arriba de los US$10 millones: maquinaria, equipos y suministros con US$13.1 millones, productos elaborados de la pesca (atún) US$10.6 millones y química de base y elaborados con US$10.2 millones.

Las importaciones tuvieron una tasa de crecimiento interanual de 4.2%, acumulando US$5,968.1 millones, es decir US$242.3 millones adicionales a lo registrado a julio 2016, según los datos del Banco Central. Las 5 principales ramas de la industria manufacturera que acumularon el 57.5% del total importado fueron: Química de Base y elaborados, Maquinaria, equipos y suministros, Productos de la refinación de petróleo, Textiles y artículos confeccionados (excepto prendas de vestir) y Material de transporte y manufacturas diversas. El 42.5% restante, es decir, US$2,145 millones está distribuido en las otras 17 ramas de la economía.

Las empresas aumentan sus inversiones en bienes de capital, especialmente de los sectores Electricidad, Transporte y Comunicaciones.  Estas importaciones ascienden a US$978.9 millones al mes de julio  que representan un incremento interanual de 1.5%.

El comercio exterior de servicios se mantiene con importante superávit ante el buen desempeño en los servicios de manufactura, mantenimiento y reparación y viajes.  El superávit ha aumentado 7.7% en el primer trimestre del año.

El crecimiento económico proyectado por el Banco Central se ubicará entre 1.9% y 2.8%, con un valor más probable de 2.3%.  Esto fue dado a conocer en junio, con lo que el BCR ha mantenido invariables sus proyecciones de marzo.

El pronóstico oficial de crecimiento económico del Banco Central de Reserva realizado en el mes de junio, es confirmado por los pronósticos realizados por diversos organismos internacionales, tales como el Fondo Monetario Internacional (2.3%), CEPAL (2.5%) y Banco Mundial (2.0%).

Pin It on Pinterest

Share This