Aunque el ciclo agrícola 2015-2016, que está por llegar, depende en gran medida del comportamiento del clima, empresas que ofrecen insumos y soluciones para la agricultura revelaron que esperan conseguir un crecimiento en sus ventas de más del 12%.

Por El Nuevo Diario

Agroalfa es una de esas empresas que ofrece diferentes soluciones agrícolas en el país, la cual espera un crecimiento del 12% en sus ventas respecto al año pasado.
Carlos Pantin, gerente general de Agroalfa, afirmó que la empresa se está preparando para un ciclo agrícola “normal”.

“Estamos esperando la primera siembra de maíz en mayo, con las primeras lluvias, en el norte del país y Chontales. Creemos que los arroceros pueden tener también un buen ciclo agrícola, y en el Occidente del país, la temporada de maní esperamos que sea normal”, expresó Pantin.

Por su parte, la empresa Rappaccioli McGregor (Ramac) espera conseguir un crecimiento de entre 12% y 15%.
Douglas Romero, gerente de Mercadeo y Desarrollo de Ramac, dijo que la empresa en principio espera un ciclo agrícola “normal”, pero tiene una serie de planes para contrarrestar “los imprevistos”.

“Todos los años apostamos que va a ser normal, porque ese es un principio del negocio. Pero sí en los años anteriores hemos aprendido a adaptarnos rápido a condiciones adversas, como el clima y otros imprevistos que no son necesariamente provocados por el clima, como (las caídas) de los precios internacionales. Entonces la idea es trabajar para un año normal, pero siempre estar preparados para los imprevistos”, insistió Romero.

Ramac piensa centrarse principalmente en cuatro cultivos: café, caña de azúcar, arroz y maní.

Poco crecimiento en 2014

Estas empresas tuvieron un moderado crecimiento el año pasado.

Pantin dijo que, a pesar de la sequía de 2014, la empresa tuvo un crecimiento “moderado” de 6%. Según él, la mayor afectación en las ventas de la empresa se dio en el Occidente del país.

Entre tanto, Romero destacó que Ramac tuvo un crecimiento en sus ventas del 2%, pero subrayó que la empresa lo considera “un superéxito”, porque creció en medio de la crisis de la agricultura por la sequía.

Semillas resistentes

Dadas las condiciones climáticas de los últimos años, empresas como Ramac y Agroalfa resaltan la necesidad de que los agricultores se cambien a variedades de semillas más tolerantes a las sequías y mejoren sus tecnologías y manejos de fincas.

Nicaragua es uno de los países de Centroamérica con los más bajos rendimientos en los cultivos de maíz y frijol, y en parte se debe a que la mayor parte de agricultores utiliza “granos” para la siembra y no semillas tecnificadas.

“Ellos guardan el grano de la cosecha anterior, eso no es semilla, porque no ha sido manejado genéticamente, y lo utilizan para sembrar. Ahí es donde se presenta la incipiente agricultura que tenemos, porque se usa poca tecnología. Cuando usa semilla de baja calidad, el agricultor tiene problemas desde el arranque”, aseguró Romero.

Hoy día, los productores deben usar semillas de ciclo corto, porque el invierno entra más tarde (a finales de mayo podría llegar este año) y luego, apenas mes y medio después, entra la canícula, explicó el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) Michael Healy.

Carlos Pantin, de Agroalfa, expuso que “las semillas que podrían ayudar un poco” a la agricultura en estos tiempos de cambio climático y variabilidad climática son las genéticamente modificadas o transgénicas, pero están legalmente prohibidas en Nicaragua.

Upanic está solicitando al Gobierno que se permita el uso de semillas transgénicas en el país, opinó Pantin.

“Por ejemplo, el ciclo de la soya es muy largo y las actuales condiciones del clima no son aptas para ese cultivo. Luego están las semillas de maíz, que también tienen un ciclo prolongado y es un poco complicado sembrar (ese cultivo que dura entre 120 y 150 días)”, argumentó el gerente general de Agroalfa.

Pin It on Pinterest

Share This