En el décimo aniversario del Índice de Conectividad Global, esta compañía líder del sector logístico demuestra ser resiliente ante la crisis del COVID-19.

Por Daniel Rosales

Con positivismo, DHL demuestra que la pandemia no ha sido un obstáculo para mantener sus operaciones a toda máquina. A pesar de las tendencias en los flujos de envío de los diferentes tipos de mercancías, su conectividad global está en camino a aumentar en los próximos años, según su estudio Índice de Conectividad Global, elaborado junto con la NYU Stern School of Business.

La actualización 2021 muestra que la interconexión mundial ha sido mucho más resistente ante la crisis de COVID-19 de lo que muchos predijeron. El comercio internacional de bienes se ha disparado muy por encima de los niveles anteriores a la pandemia y la mayoría de los flujos afectados se están recuperando con fuerza.

“Muchos temían que esta coyuntura pusiera en peligro el progreso de la globalización. Hemos analizado los diversos flujos comerciales en todo el mundo desde hace tiempo y a un año y medio de la crisis sanitaria podemos asegurar que la pandemia no ha provocado el colapso de la globalización. Después de caídas en 2020, el Índice de Conectividad Global de DHL muestra que aumentó en 2021”, explica John Pearson, director ejecutivo de DHL Express.

Un panorama diverso y retador

Tras la fuerte caída económica en 2020, el comercio mundial logró establecer un nuevo récord a principios de 2021. No obstante, los países con los ingresos per cápita más bajos comerciaron menos que en 2019 y experimentaron caída en la inversión extranjera directa (IED) que, por el contrario, creció con fuerza en los países de ingresos medios y altos.

Los líderes de DHL hacen énfasis en que los países más pobres del mundo todavía están “peligrosamente” desconectados, cuando vínculos más fuertes con el resto del mundo podrían ayudar a acelerar su recuperación. También destacan cómo, en general, el comercio ha proporcionado un salvavidas al planeta, la IED sigue por el camino de la recuperación y el papel clave que ha desempeñado DHL Express en áreas claves, incluidas la distribución de vacunas y el comercio electrónico.

En cuanto a los flujos de datos también aumentaron en 2020, a medida que las interacciones entre persona se trasladaron a espacios en línea, sin romper la tendencia hacia la desaceleración a largo plazo en la globalización de la información. Por otro lado, los movimientos de personas fueron los más afectados y se están recuperando lentamente. Finalmente, los viajes cayeron un 73% en 2020, pero hay atisbos de una recuperación a partir de mediados de 2021, de acuerdo con el informe.

Steven A. Altman, investigador académico senior y director de la Iniciativa DHL sobre Globalización de NYU Stern, explica que la resiliencia de los flujos globales es una buena noticia porque un mundo conectado ofrece las mejores perspectivas para una recuperación sólida y sostenible de la pandemia. Según dice, “cuando golpea una crisis, naturalmente sentimos un fuerte impulso de refugiarnos detrás de las fronteras, pero cuanto más extremo es el desafío, más urgente se vuelve aprovechar las mejores ideas y loa recursos, nacionales y extranjeros”.

A pesar de los reveses, las conclusiones apuntan a que el mundo se mantiene cerca de un nivel récord de globalización y que aún hay grandes oportunidades sin explotar por parte de los países y las empresas. Esto porque todavía la mayor parte de la actividad empresarial tiene lugar dentro de las fronteras nacionales y los flujos que cruzan las fronteras son entre países vecinos. Entretanto, la evidencia del beneficio de establecer vínculos más fuertes entre el mundo es cada vez más contundente.

Pin It on Pinterest

Share This