La crisis obedece en gran medida a la falta de promoción a nivel internacional de 2010 a 2016.

Por La Estrella

La perdida de más de 25.000 empleos y la baja ocupación hotelera sume en la desesperación a la industria turística panameña, que prevé aliviar ese mal momento con la Jornada Mundial de la Juventud en el 2019, dijo hoy a Efe el presidente de la asociación de hoteles locales, Armando Rodríguez.

La crisis obedece en gran medida a la falta de promoción a nivel internacional de 2010 a 2016, cuyo resultado fue la perdida de competitividad y la desaparición de Panamá del mapa como destino de viajes, reconoció el empresario que asumió recientemente la presidencia de la Asociación de Hoteles de Panamá.

“En el lapso de dos años hemos perdido unos 25.000 empleos, y es algo que sin precedentes, (…) esto es producto de la desesperación de hoteleros que tienen hipotecas y planillas por pagar, sumado a los pocos atractivos que ofrecer”, explicó Rodríguez, que lleva en el mercado más de 15 años.

Pese a que Panamá en 2017 cerró con una ocupación hotelera de un 45 %, el menor porcentaje de ocupación de la región, el presidente de la Asociación de Hoteles, indicó que mejorará con la gran cantidad de visitantes -que se estiman en unos 300.000- que vendrán a participar del evento católico de la Jornada Mundial de la Juventud.

“Existen 30.000 cuartos de hospedaje en el país para albergar a los visitantes, aunque muchos de los jóvenes peregrinos se alojarán en casas y escuelas”, manifestó el empresario.

Señaló que es necesario atraer eventos similares para aumentar el flujo de turistas a la ciudad, pero advirtió que tendría darse apertura a las aerolíneas de bajo coste, dado el elevado precio de los pasajes de avión que ofertan las compañías que operan actualmente.

En referencia a las posibles ubicaciones del evento masivo, rechazó que se contemplen las inmediaciones del aeropuerto Marcos A. Gelabert en Albrook, dado que cortaría la conectividad; por lo que recomendó otros sitios como la antigua base aérea estadounidense de Howard o la Calzada de Amador.

Respecto al turismo de convenciones, detalló que es otro asunto descuidado que desmejoró los ingresos de la hostelería, cuyas inversiones en el país suman más de US$2.000 millones.  Armando Rodríguez precisó que si continúa la reducción, “de nada servirá el nuevo Centro de Convenciones de Amador cuando inaugure en 2019. Si el Gobierno no vende el espacio vamos a estar con el recinto vacío por un año” .

Aunque la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) lanzó una campaña publicitaria para ofrecer los atractivos del territorio, Rodríguez no concuerda con la forma que el Gobierno promociona al país por los pocos resultados positivos obtenidos hasta ahora.

Por eso confía que la ejecución de la ley del Fondo de Promoción Turística Internacional, que agilizará políticas, programas y proyectos para atraer turistas, dé mayor oportunidad de desarrollar un turismo integral que beneficie a todos los sectores.

La ley sancionada el año pasado por el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, creó un fideicomiso cuyos fondos se utilizarán para promocionar el país en el extranjero a través de una gestión pública y privada que contará con aportes del Gobierno Central y municipios.

“Queremos que la ley que empezará a regir en agosto arranque con los US$20 millones para promoción y no los US$2 millones que es lo que se tiene asignado, crear esa norma ha sido todo un esfuerzo”, declaró Rodríguez.

Pin It on Pinterest

Share This