La inversión tiene como objetivo reducir las emisiones de todas las actividades de Delta en el mundo a partir de marzo y por un período de diez años. 

Por Revista Summa

Delta Air Lines anunció el viernes que invertirá 1.000 millones de dólares en la próxima década para reducir sus emisiones contaminantes, convirtiéndose en la primera gran aerolínea en asumir un compromiso de tal envergadura por el medio ambiente. 

“No existe un desafío mayor que el de la inmensa necesidad de innovación para un medio ambiente sostenible, y sabemos que no existe una solución única”, dijo el director ejecutivo, Ed Bastian, citado en un comunicado. 

La inversión tiene como objetivo reducir las emisiones de todas las actividades de Delta en el mundo a partir de marzo y por un período de diez años. 

Sin dar detalles sobre cómo se repartirá este monto, Delta declara que invertirá en tecnologías para reducir las emisiones de CO2 de los transportistas aéreos y los desperdicios. 

La compañía no dice si las tecnologías de captura y eliminación de carbono se encuentran entre las innovaciones mencionadas. 

La industria de la aviación representa aproximadamente el 2% de las emisiones globales de dióxido de carbono, según Delta Air Lines. 

Ante la emergencia climática, los actores del sector pretenden reducir drásticamente su huella de carbono y, en particular, quieren presentar un balance neutral a partir de 2020, a pesar del fuerte aumento esperado en el tráfico aéreo en los próximos años. 

Para responder a las críticas, las compañías aéreas han comenzado a tomar algunas medidas como reducir los artículos de plástico de un solo uso (envases, utensilios, pajitas de plástico, cubiertos, etc.), invertir en biocombustibles y comprar aviones que se consideran más económicos en cuanto al combustible y con materiales más ligeros. 

También optan por aviones con un solo reactor, que se cree que pueden reducir entre 1 y 2% de sus emisiones por año. 

Delta Air Lines ofrece desde hace más de dos años compensaciones de carbono a sus cliente  y se ha comprometido a limitar sus propias emisiones de carbono a los niveles de 2012 mediante la compra de compensaciones de carbono. 

La ONU anunció recientemente que la última década (2010-2019) ha sido la más cálida registrada jamás. 

Bajo la presión de activistas ambientales y ONG, muchas compañías, entre ellas Microsoft y BP, se han comprometido recientemente a reducir su huella de carbono. 

Además grandes accionistas, como la empresa estadounidense de gestión de activos BlackRock, también prometen invertir con criterio ecológico.

Pin It on Pinterest

Share This