Desde que usted empieza a trabajar tuvo que haber empezado su plan de ahorro pensando en su jubilación.

Por Revista Summa.

¿Tiene usted un plan de ahorro? ¿Sabe usted cómo ahorrar? Si la respuesta a estas preguntas es no, debería ponerle mayor cuidado a este tema. Víctor Chacón, director de la Cámara Nacional de Fondos de Inversión de Costa Rica, señaló que las personas deben construir a lo largo de la vida los fondos de ahorro para poder disfrutar una jubilación plena.

«Si no tenemos un plan de ahorro, se debe empezar a construirlo desde ya. Tenemos que analizarnos y ver que tan bien estamos para enfrentar la etapa de jubilación donde por lo menos en Costa Rica los recursos pueden caer hasta un 60%», resaltó.

Reglas para ahorrar

  • Desde que se inicia  a laborar, se debe dedicar un 6% de los ingresos netos al ahorro al largo plazo e incrementarlo un 1% cada año.
  • Regla del 1-3-6-9 para verificar cumplimientos de metas. A los 35 años debería haber ahorrado un monto igual a un salario actual. A los 45 años un monto igual a tres salarios y así sucesivamente.
  • Distribuir entre acciones y deuda. Del número 100 deducir la edad que se tiene. El resultado es el porcentaje a invertir en acciones y el restante en valores de deuda. Ejemplo, a los 40 años, la persona debe colocar 60% de su inversión en renta variable y 40% renta fija.
  • Ver el ahorro como una deuda. Sería bueno suscribir un plan automático para el ahorro. Tenemos que verlo como una deuda con la que no ponemos fallar.

Segun mi edad, ¿En qué debo ahorrar?

  • De los 23 a 25 años los instrumentos financieros deberían ser mayormente acciones e inmuebles. En la práctica, fondos accionarios e inmobiliarios. Al menos un 10% del salario neto debe tener como objetivo la jubilación.
  • De los 25 a 35 años se debe destinar un 20% de los instrumentos a un objetivo de la jubilación.
  • De los 35 a 50 años se debe buscar una estrategia más balanceada entre renta variable y renta fija. Diversificar local e internacionalmente. Al menos 25% del salario neto, con el objetivo de jubilación.
  • De 55 a 65 años se debería invertir en renta fija y muy poco en renta variable.
  • Más allá de los 65 años la prioridad es la renta periódica en instrumentos de poco riesgo.

 

Pin It on Pinterest

Share This