Muchos propietarios y operadores de centros de datos cuentan con sistemas UPS que podrían estar muy cerca del final de su vida útil. Hay que ser realistas: los sistemas de potencia grandes de finales de siglo y del auge del Internet se encuentran en sus años menos prósperos.

Por Jim Greene

Si su instalación es alimentada por uno de estos sistemas UPS existentes, puede que sigan funcionando de forma confiable, pero también es probable que se encuentren en una curva descendente hacia rendimientos decrecientes. La realidad es que los sistemas electromecánicos tienen partes que se desgastan y se deterioran. Los propietarios de sistemas UPS más antiguos se están dando cuenta de los beneficios de la evaluación y la actualización para mantener protegidas sus cargas críticas de forma económica y confiable.

Para determinar si su centro de datos es un candidato para un nuevo sistema UPS, considere estas preguntas iniciales:

  • ¿Tiene su sistema UPS más de 12 años de antigüedad?
  • ¿La eficiencia operativa de un sistema más antiguo está causando que sus facturas eléctricas sean un freno en su presupuesto?
  • ¿Son cada vez menos disponibles las partes críticas?
  • ¿Es cada vez más difícil el mantenimiento de su sistema?
  • ¿Es el índice de utilización de su sistema demasiado bajo o demasiado alto?
  • ¿Es tiempo de reemplazar las baterías/capacitores/ventiladores?

Si respondió “sí” a más de una de estas preguntas, ahora es el momento de empezar a conocer más sobre las nuevas tecnologías de UPS. Aunque el costo podría ser su primera preocupación, puede que se sorprenda con los ahorros operativos que puede ofrecer un sistema nuevo.

Piense en el siguiente escenario:

Joe utiliza un UPS de 12 años de antigüedad y 360 kW de capacidad.

  • Opera con un índice de utilización del 75%, es decir, 270 kW.
  • El kW de entrada es 293.
  • Tiene una eficiencia del 92% —bastante buena para una unidad antigua—.
  • Opera 24×7 o 8760 horas al año.
  • Las tarifas de servicios públicos para Joe son de $.10/kWh.
  • El costo operativo anual de su compañía es de unos $25.700, incluidos los gastos de enfriamiento relacionados.

Joe está pensando en:

  • Un nuevo sistema UPS de 400 kW de capacidad.
  • Este opera con una eficiencia del 95.2% en el modo de doble conversión.
  • Tiene los mismos 270 kW de carga y los mismos costos de servicio públicos.
  • El costo operativo anual para Joe ahora es de $14.900.
  • Ahorra $10.800 anuales con este nuevo sistema.
  • Tomando en cuenta unos 15 años como la vida útil promedio de un UPS, los ahorros serán de $162.000.

Joe y su equipo de gestión se dan cuenta de que los ahorros son más que suficientes para considerar la actualización. Al echar un vistazo más de cerca, descubre que tendrá acceso a una fuente confiable de repuestos, menos necesidades de mantenimiento, probables ahorros de espacio y una inteligencia mejorada, lo cual hace de la actualización una opción aún más atractiva. Además, usa las mismas configuraciones eléctricas de alimentación/disyuntores empleadas por su sistema actual.

Puede que su escenario sea incluso más atractivo. Muchos sistemas UPS antiguos operan con una eficiencia menor al 90%. Las nuevas tecnologías disponibles son sistemas altamente eficientes, confiables y flexibles en configuraciones con y sin transformador. Muchas pueden operar con eficiencias de hasta el 98%.

Cuando decida reemplazar su equipo existente con un sistema UPS moderno, recuerde que cualquier actualización requiere conocimientos en planificación e instalación. Asegúrese de asociarse con técnicos capacitados en la selección, la transición y la implementación adecuadas de su sistema de potencia.

Pin It on Pinterest

Share This