El informe elaborado con variables que van desde el PIB percápita hasta el bienestar personal de los habitantes o el número de servidores seguros de internet, favoreció a Uruguay encabezando la lista de países Latinoamericanos.

Por Panamá América 

Costa Rica ocupa el segundo lugar  en el índice de prosperidad del Instituto Legatum para Latinoamérica, correspondiente a 2016, mientras que Panamá alcanzó la cuarta posición. El informe elaborado con variables que van desde el PIB percápita hasta el bienestar personal de los habitantes o el número de servidores seguros de internet, favoreció a Uruguay encabezando la lista de países Latinoamericanos.

Legatum, que realiza este estudio por décimo año consecutivo, evalúa 149 países a través de las categorías de economía, educación, espíritu empresarial y oportunidad, gobernanza, salud, libertad personal, seguridad y capital social.

En Latinoamérica, a Uruguay le siguen Costa Rica, Chile, Panamá y Argentina.

En el ámbito mundial Nueva Zelanda ocupa el primer puesto de prosperidad, seguido de Noruega, Finlandia, Suiza y Canadá, según los datos de Legatum, una organización benéfica independiente con sede en Londres que pertenece al grupo de inversión privada del mismo nombre y que opera desde hace 30 años con el objetivo de promover el desarrollo humano sostenible.

En el último puesto de la clasificación mundial figuran Yemen, Afganistán, República Centroafricana, Sudán y República Democrática del Congo.

Por contra, el estudio advierte de la «excepción notable preocupante» en medioambiente, en el que ocupa el puesto 67 de todo el mundo, así como de la educación (puesto 73).

El trabajo afirma que este país austral se está convirtiendo en un ejemplo en América Latina, una región en la que sus naciones «o bien mantienen su posición en el índice de prosperidad en la última década o tienden a deslizarse hacia abajo en la clasificación», aspecto este último en el que Venezuela y Honduras adquieren un papel «preocupante».

Según Legaum, el de prosperidad es el único índice global que mide la prosperidad  sobre la base de la riqueza y bienestar y los datos subjetivos. Trata de redefinir el concepto de prosperidad nacional para incluir, como cuestión fundamental, factores tales como la gobernabilidad democrática, las oportunidades de negocio y la cohesión social.

Pin It on Pinterest

Share This