Los adquirentes y emisores en Costa Rica han trabajado para implementar infraestructura de pagos sin contacto.

Por Revista Summa

Costa Rica fue un pionero en adoptar la tecnología de los pagos sin contacto a partir de 2015 y en menos de 4 años ha avanzado significativamente. Ya para diciembre 2018:

  • El 72% de las tarjetas en circulación en Costa Rica han sido actualizadas para usar la tecnología contactless
  • El 26% de todas las transacciones con tarjeta presente se hicieron con tarjetas sin contacto: un índice mucho más alto que el resto de Latinoamérica

Con el fin de explorar cómo Costa Rica pudo avanzar tanto en la adopción de los pagos sin contacto, Visa encargó un estudio que fue realizado por Americas Market Intelligence. Los resultados del estudio y análisis adicionales fueron incluidos en un nuevo informe.

Entre las revelaciones que el whitepaper ofrece para los profesionales de pagos:

  • El Banco Central realizó una investigación sobre el predominio del efectivo en la economía costarricense y encontró que éste tenía un costo anual de US$500 millones; esto motivó al Banco Central a trazar una estrategia para reducir el uso del efectivo.
  • El Banco Central —junto con representantes de la banca privada— acordó que la implementación de la tecnología contactless sería un paso estratégico para reducir el uso del efectivo.
  • Al observar las mejores prácticas de otros países como el Reino Unido, se decidió que la implementación de pagos contactless de circuito abierto comenzaría con el sistema de transporte con el fin de bancarizar a la población y promover este modo de pago.
  • Una regulación que hizo obligatoria la implementación de infraestructura contactless (tanto tarjetas de crédito y débito como terminales POS) se implementó en el 2015.
  • Siguiendo la regulación, los adquirentes y emisores en Costa Rica han trabajado para implementar infraestructura de pagos sin contacto, logrando en diciembre del 2018 una penetración de 72% con respecto a tarjetas habilitadas para pagos sin contacto y de un 77% con respecto a las terminales POS.
  • Todavía son necesarios más esfuerzos de parte de los bancos para educar a los comercios y a los consumidores para que utilicen los pagos sin contacto, ya que en la mayoría de los casos, la experiencia del consumidor al pagar con una tarjeta sin contacto no es óptima.
  • Según los resultados de grupos focales realizados con consumidores radicados en San José, a los consumidores les gustan los pagos sin contacto: saben que son más rápidos y convenientes que los pagos convencionales con tarjeta.

Sin embargo, los consumidores están preocupados por el tema del fraude en los pagos sin contacto; hace falta educación para disipar la creencia errónea de que los pagos sin contacto no son seguros. Las conclusiones principales y lecciones para la implementación de pagos sin contacto en otros mercados de la región son las siguientes:

  • El Banco Central desempeñó un papel clave en la masificación de los pagos sin contacto en Costa Rica y es necesaria la presencia de un actor líder como éste para crear las condiciones que propicien la colaboración del ecosistema. Este actor puede ser el banco central, una asociación bancaria, una red de tarjeta de crédito, etc.
  • La instalación de la infraestructura de pagos sin contacto no es suficiente para incentivar
    la adopción de la tecnología de parte de los consumidores. Hacen falta iniciativas de
    educación e incentivos concretos.
  • El efectivo debe de desaparecer a medida que los pagos sin contacto se utilicen masivamente y para compras cotidianas de bajo valor, especialmente en rubros donde el efectivo hoy día
    domina, como el transporte público.
  • Dado el hecho de que en Latinoamérica, casi US$1 billón (one trillion) en pagos en comercios
    minoristas se hacen con efectivo, la iniciativa de pagos sin contacto de Costa Rica quizás ofrezca beneficios de amplio alcance para los sistemas financieros de países a lo largo de la región.

Pin It on Pinterest

Share This