APM Terminals atenderá a partir de febrero todos los barcos dedicados a transporte exclusivo de contenedores.

Por Revista Summa

Más de 40 barcos portacontenedores han sido atendidos por APM Terminals desde que el Consejo Nacional de Concesiones giró la orden de inicio de operación, en octubre del 2018.

Los servicios brindados en la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) han permitido acumular un canon de concesión de $750.000 (unos ₡450 millones, según el tipo de cambio actual), los cuales han sido pagados en las fechas contractuales. Según el contrato de concesión, estos recursos serán administrados por Japdeva y se destinarán a obras de desarrollo regional.

En total, se han acumulado más de 3.000 movimientos de estiba y descarga y se logró un 100% de operación en todo el periodo, sin importar las condiciones climáticas. Hasta el momento, no se ha registrado un solo incidente de seguridad.

“Nos sentimos orgullosos y queremos extender una felicitación a nuestro personal limonense, el cual recientemente alcanzó un nuevo récord, llegando a 40 movimientos por hora por grúa. Es evidente que con la experiencia que día a día adquiere nuestro equipo, cada vez seremos más eficientes”, destacó el
director general de APM Terminals, Kenneth Waugh.

En los primeros meses de operación, la concesionaria ha atendido en su primer puesto de atraque todos los servicios navieros que se han trasladado hacia la TCM. Una vez que se inaugure el proyecto, con ambos puestos de atraque en operación, la terminal tendrá capacidad para recibir todos los barcos portacontenedores que lleguen a Moín.

“Siguiendo el cronograma, tendremos la apertura de los dos puestos de atraque para el 28 de febrero. Para ese momento, se trasladarán a la TCM todos los servicios navíos fully cellular que no lo hayan hecho ya”, explicó Waugh.

Por ahora, las obras civiles en la TCM se encuentran a un 99,9% de avance y tan solo resta completar algunos detalles como el cierre de 50 metros de la malla perimetral y la revisión final de los sistemas de operación.

Proceso expedito

Asimismo, los procesos de ingreso a la TCM se han normalizado y se eliminaron las filas de furgones en la entrada del proyecto.

“Seguimos con el entrenamiento a la comunidad de transportistas, la cual se ha ido apropiando de las nuevas prácticas y con esto vemos un movimiento cada vez más fluido en la terminal”, manifestó Waugh.

“Ya los transportistas llegan con su cita, acuden en el momento exacto y saben cuál es el proceso de entrada. Esto ha simplificado la movilización de mercaderías en la terminal”, agregó el jerarca.

La eficiencia operativa de la TCM se traducirá en un mayor dinamismo de la economía costarricense, pues disminuirán sustancialmente los costos de la cadena logística del transporte de contenedores y mejorarán los tiempos de atraque para la exportación e importación de mercaderías.

Pin It on Pinterest

Share This