Costa Rica deberá ser uno de los primeros países en el mundo en ratificar el tratado que prohíbe el uso de estas armas

Por Revista Summa

El Canciller Manuel González hizo un llamado a la Asamblea Legislativa para que próximamente ratifique el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, el cual fue adoptado por la Conferencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Con esta medida, Costa Rica se convertiría en uno de los primeros países en el mundo en materializar este compromiso.

La redacción del borrador que luego fue acogido como el texto final del Tratado estuvo a cargo de un trabajo de un equipo costarricense encabezado por la Embajadora de Costa Rica ante las Naciones Unidas en Ginebra, Elayne Whyte; ellos también se encargaron de la negociación con cada una de las delegaciones de los Estados miembros.

A partir de ahora, el texto del documento deberá abrirse a la firma de los países, lo que sucederá el próximo 20 de setiembre de 2017, durante la semana de alto nivel de la próxima Asamblea General de la ONU. Posteriormente, cada uno de los países firmantes deberán ratificarlo en sus respectivos foros parlamentarios.

El Ministro González aseguró que Costa Rica seguirá trabajando de previo a la firma en la Asamblea General de Naciones Unidas y con prioridad en la universalización del Tratado.

Además de la Embajadora Elayne Whyte, el equipo de trabajo de Costa Rica estuvo conformado por la Embajadora Gioconda Ubeda, el Embajador Sergio Ugalde, el Embajador Norman Lizano, así como el Representante Permanente ante la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York, Embajador Juan Carlos Mendoza, el Representante Alterno, Rolando Castro, el Director General de Política Exterior, Christian Guillermet y las diplomáticas Adriana Murillo Ruin, Jefe de Asuntos Multilaterales y Marcela Zamora, Paula Coto y Maritza Chan.

Whyte explicó que la aprobación del Tratado es un mensaje claro de la comunidad internacional, la cual evidencia que es el momento de retomar el camino del desarme y está dispuesta a asumir la responsabilidad y no esperar  y acusar a los que no actúan.

“Estamos en un momento donde todas las potencias mundiales han anunciado programas de modernización cuyo costo trasciende nuestra propia imaginación. Esos recursos que se derrochan, bien los necesita la humanidad para superar las enfermedades, promover la paz, buscar el desarrollo integral y promover y lograr la agenda de Desarrollo Sostenible que acabamos de aprobar en las Naciones Unidas”, mencionó la Embajadora.

Pin It on Pinterest

Share This