Desde hace varias semanas, la Cámara Costarricense de Salud y sus afiliados sobre todo aquellas empresas importadoras y distribuidoras de tecnologías sanitarias tanto de medicamentos, equipos y materiales biomédicos analizan posibles escenarios y acciones preventivas.

Por Revista Summa

El sector privado de salud representado por la Cámara Costarricense de Salud trabaja desde hace varias semanas en el tema de la crisis mundial de los contenedores y su impacto en el área de la salud, valorando posibles escenarios y tomando al mismo tiempo decisiones que puedan prevenir problemas que afecten a las personas sobre todo en términos de medicamentos y tratamientos.

Además, mantienen una comunicación constante con la Caja Costarricense del Seguro Social –CCSS- con la Gerencia de Logística y sus afiliados para mantener una coordinación de aquellos productos que se deben entregar y sus tiempos. La intención también es valorar el camino que deben seguir en aquellos casos en que se presenten problemas.

Massimo Manzi, Director Ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Salud explicó que sin duda hay dos impactos principales de esta crisis que afectan al sector: el económico por los altos costos de fletes aéreos y marítimos que representan una carga adicional para toda la cadena y el impacto en términos de tiempo y desabastecimiento que en el caso de la salud es aún más preocupante.

No obstante, Manzi indicó que por los volúmenes más bajos que maneja el sector privado, tanto de medicamentos como equipos e insumos, la afectación no es sustancial “existe capacidad de abastecer sin mayores inconvenientes al sector privado”.

Situación contraria a lo que ocurre en el sistema público por los volúmenes mucho más grandes que se manejan. “Con la Caja se han estado revisando los contratos vigentes y realizado coordinaciones con proveedores, viendo si se entregarán a tiempo, haciendo análisis para proteger al paciente para que la crisis logística no le afecte”, comentó el Director de la Cámara.

Justamente la próxima semana, la Cámara comenzará un proceso de capacitación por tres meses con alrededor de 66 funcionarios de la CCSS de departamentos de proveeduría y logística para sensibilizar y educar sobre todo en temas logísticos y de inventarios.

Asimismo, desde hace algunas semanas, la Cámara Costarricense de Salud y sus afiliados sobre todo aquellas empresas importadoras y distribuidoras de tecnologías sanitarias tanto de medicamentos, equipos y materiales biomédicos analizan posibles escenarios y acciones preventivas.

Entre las acciones tomadas, el sector está alimentando muy bien los stocks para prevenir un desabastecimiento de algún producto.

Pin It on Pinterest

Share This