Formar parte de esta convención significa que Costa Rica será sometida a exámenes sistemáticos sobre la aplicación de la legislación contra la corrupción.

Por La Estrella

Costa Rica va a convertirse en el país número 43 que se adhiere a la convención contra la corrupción de la OCDE, que pretende combatir, en particular, los sobornos de funcionarios extranjeros en las transacciones internacionales.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) anunció, este miércoles en un comunicado, que el jefe de la delegación de Costa Rica, Manuel Tovar, ha presentado el instrumento de adhesión, que se formalizará el próximo 23 de julio.

El secretario general de la organización, el mexicano Ángel Gurría, se felicitó de esta nueva incorporación que envía a los poderes públicos y a las empresas de Latinoamérica y del resto del mundo ‘una señal clara’ de la importancia que se debe acordar a la colaboración al servicio de la lucha contra la corrupción en las transacciones comerciales internacionales.

‘Esta etapa pone igualmente el acento en el compromiso de Costa Rica con las mejores prácticas y normas de la OCDE’, subrayó Gurría.

Formar parte de esta convención significa que Costa Rica será sometida a exámenes sistemáticos sobre la aplicación de la legislación contra la corrupción.

El primero de ellos está previsto el próximo mes de junio. Antes de Costa Rica habían firmado ese texto, además de los 35 Estados miembros del conocido como el ‘Club de los países desarrollados’, Sudáfrica, Argentina, Brasil, Bulgaria, Colombia, Lituania y Rusia.

Entró en vigor en 1999 para garantizar que los países que lo han suscrito prohíben la corrupción de funcionarios extranjeros en las transacciones internacionales, mediante evaluaciones de cada uno de ellos y un seguimiento en profundidad por sus pares.

Se trata de asegurar que hay unas reglas equitativas que permiten una competencia leal en el comercio internacional.

Pin It on Pinterest

Share This