Durante esta fase, se generaron 10 puestos de trabajo para personas de la comunidad y se estima la contratación de 50 más al abrir la operación, a partir de diciembre.

Por Revista Summa

Tras la colocación de la primera piedra en mayo del año anterior, Santa Ana Country Club (SACC) reportó estar al 50% de avance general en su construcción, en cumplimento con el cronograma propuesto. Con una inversión total aproximada de US$50 millones de socios costarricenses, a la fecha, se finalizó la estructura (shell) de los tres módulos del club, parte de los 14.027 m2 de construcción, que cubrirán 10% del terreno total de ocho hectáreas.

El proceso constructivo alcanzó el tercero y máximo nivel de altura de los edificios, dónde a futuro se ubicará el Sports Bar, uno de los espacios gastronómicos que tendrá el club; y muy pronto pasará al techado. Se completó la estructura metálica de la piscina y la laguna de retención, para aminorar el caudal de agua llovida. A lo interno, se culminó la elaboración de los entrepisos de los niveles y sólo queda pendiente la losa de las escaleras.

Álvaro Ramírez, gerente de ingeniería de Garnier & Garnier (G&G), socio desarrollador del club, reiteró la satisfacción al alcanzar esta meta, como parte del compromiso adquirido ante la comunidad de accionistas. “Estamos cerca de inaugurar el club más innovador en Costa Rica, una solución ideal para quienes priorizan el bienestar en su estilo de vida. Por eso, nos complace comunicar que avanzamos al ritmo proyectado, con logros tangibles, pero más aún, en total armonía y satisfacción con los estándares de calidad adquiridos y que nos identifican con la esencia SACC”, comentó.

Santa Ana Country Club aspira a ser un segundo hogar y punto de encuentro para sus miembros. Se destinará 90% de su extensión a zonas verdes para esparcimiento y deporte, con 2,5 km de senderos para caminar, correr o andar en bicicleta, y un Dog Park. Ofrecerá tres piscinas -una semi-olímpica de ocho carriles-; canchas de tenis, squash y fútbol 5, así como zonas de juegos exclusivas para niños y adolescentes. También contará con un simulador de golf de alta definición, un putting green y 1000 m2 destinados al gimnasio, ciclismo estacional, yoga y pilates, más un área para masajes. Incluirá cuatro ambientes para una experiencia culinaria única, un Business Center y salones para eventos sociales.

Su edificación reúne a empresas de amplia trayectoria en la industria inmobiliaria. G&G, de la mano
de Zürcher Arquitectos, Edificar y Meco, lograron plasmar y hacer realidad conceptos innovadores,
eficientes y de alta calidad, que minimizan la huella constructiva, siempre priorizando la calidad de
vida del usuario. Así la propuesta arquitectónica de SACC nace de su visión: ser un club social y
deportivo, que funcione como un hub de soluciones, enfocado en el bienestar de quienes lo visitan y
en la protección del ambiente.

El diseño del club aprovechará la ventilación cruzada, la iluminación natural y la eficiencia energética.
Por ejemplo, la iluminación Full Cutoff en los parqueos evitará un impacto negativo en la fauna
nocturna; y los sensores de ocupación regularán automáticamente la activación de la luz para evitar
un consumo innecesario. SACC también contará con pasos exclusivos para peatones y bicicletas
dentro del proyecto. Canchas y adoquines permeables minimizarán el impacto en la descarga de
agua del club, entre otros esfuerzos.

Además, SACC se convirtió en el primer proyecto constructivo privado en recibir el reconocimiento de
Bandera Azul Ecológica (PBAE) Categoría XV: Construcción Sostenible, para la fase de construcción,
e incluso efectúa un programa de reforestación, que plantará más de 600 árboles de especies
nativas.

PRÓXIMAS METAS 

Actualmente continúan las obras electromecánicas, incluyendo los sistemas de
incendio, potable sanitario, eléctrico y telecomunicaciones. A nivel de infraestructura, los muros de
retención están a un 90% y se están colocando los adoquines permeables. Por su parte, inició la
construcción de la planta de tratamiento y comenzarán las excavaciones de la piscina. En las
próximas semanas seguirán los trabajos de mejoramiento en la calle pública; y más adelante, los
esfuerzos se concentrarán en el cerramiento de los edificios y paredes internas, así como en los
acabados.

El club trabaja con el objetivo de terminar la fase de techado antes de que la época lluviosa entre en
su totalidad. Se proyecta que para finales del año iniciará el equipamiento de todo el club.
“Esperamos finalizar la etapa constructiva de Santa Ana Country Club en diciembre. Antes, durante y
después de esa fecha, y de manera gradual, habrá un período de revisión y puesta en marcha de las
distintas áreas del club, para asegurar la eficiencia de cada equipo. En un proyecto de esta magnitud,
el proceso de cierre de la obra es fundamental para asegurar el inicio óptimo de la operación”, reiteró
Ramírez.

Con una ubicación estratégica, a un costado de la ruta 27, frente al residencial Villa Real, SACC será
un verde oasis en medio de la ciudad. A la fecha, se han vendido más de 700 acciones, que, en el
presente, tienen un valor unitario de $25.000. Se puede reservar con $1000 y la prima, (20% del
precio total), se paga en tractos, recursos que se resguardan en un fideicomiso con Scotiabank. El
restante 80% de la acción se deberá cancelar al llegar al avance del 70% de la obra. El club cuenta
con opciones de financiamiento.

Pin It on Pinterest

Share This