Varían según la institución: Cooperativas, Mutuales y Bancos.

Por Revista Summa

El pasado 1° de julio 2019, entró en vigencia la Ley 9635 sobre el Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, impulsada por el Ministerio de Hacienda y el Gobierno de la República. Dicha recaudación es una nueva fuente de recursos para el Gobierno y viene como paliativo para el alto déficit fiscal que atraviesa el país.

Sin embargo, las proyecciones económicas indican que un efecto para la economía puede ser un menor crecimiento y dinamismo, considerando que estos impuestos reducen la capacidad de compra de los consumidores.

“Esto puede generar que muchas familias y empresas prefieran realizar menos compras y gastos, además de posponer decisiones de inversión y/o préstamos, lo que infiere una disminución en el crecimiento de la economía”, explica Elizabeth Morales, Subgerente de Coopecaja.

Pese a que mucho se ha informado sobre el IVA, hay todavía temas relacionados con este impuesto que la población no tiene claridad, el caso de los productos financieros es un ejemplo, pues las personas no conocen muy bien los cambios que tendrán los certificados de inversión a plazo, los planes de ahorro y los excedentes.

Con respecto a estos, la normativa grava con impuesto de renta los ingresos por intereses ganados por las entidades del Sistema Financiero Nacional, aplicado a algunos productos financieros de los Bancos, Mutuales, Asociaciones Solidaristas y Cooperativas, de manera diferenciada. Estasentidades deberán realizar la retención del impuesto y trasladarlo al Ministerio de Hacienda.

Ante este panorama, es fundamental –según los expertos- que la población se informe sobre esta nueva ley, y su aplicación a los productos de ahorro e inversión que mantienen o realicen en las diferentes modalidades que ofertan las entidades financieras.

Certificados de inversión a plazo: Se gravan con un nuevo impuesto las inversiones emitidas a partir del 1 de julio, es un impuesto diferenciado por tipo de institución: Cooperativas 7%, Mutuales7% y Bancos 15%.

Planes de ahorro programado: Para las Cooperativas de Ahorro y Crédito, y las Asociaciones Solidaristas, se aplica un impuesto de renta del 8% a los intereses que se generen. Solamente al tracto de intereses acumulados que supere los ¢223.100* durante el periodo fiscal definido de enero a diciembre de cada año. (Monto variable equivalente al 50% de un salario base)

Este impuesto no aplica a los planes de ahorro a la vista, aportes mensuales de capital social, o aportes de ahorro obrero y patronal (Cesantía), además de los planes de ahorro programado con intereses acumulados inferiores a los ¢223.100 estarán exentos de impuesto”, comenta Morales.

Excedentes

Para las Cooperativas de Ahorro y Crédito con la reforma el impuesto pasa del 5% al 7% para los excedentes que se generen de enero a diciembre 2019, posteriormente se ajustará un punto cada año hasta llegar al tope del 10% de impuesto

Con respecto a los excedentes de las Asociaciones Solidaristas que se generen al cierre del año en curso se aplicará un impuesto escalonado según el monto que reciba el asociado entre 5% para montos de ¢0 a ¢446.200, 7% entre ¢446.200 y ¢892.400 y el 10% para excedentes superiores a los ¢892.400.

Es importante resaltar que los depósitos, retiros y transferencias en efectivo, así como los créditos de cualquier tipo con instituciones financieras están exentas del impuesto.

Con la nueva ley, la dinámica de la economía costarricense cambia en forma definitiva, por lo que resulta clave la creación de medidas complementarias que puedan de alguna forma reactivar la economía”, señala la experta.

Por su parte el Banco Central de Costa Rica (BCCR) promueve entre las entidades financieras, la reducción de tasas de interés, además de requerimientos de las reservas en el caso de las cooperativas, que se ajustaron del 15% al 12%, para lograr una mayor disponibilidad de recursos para que las entidades puedan aumentar su colocación de recursos al público.

“De cara a esta realidad actual le recomendamos a las personas realizar y mantener un presupuesto mensual con asignación máxima de gastos fijos y reservas para ahorros (50% gastos fijos, 30% gastos adicionales y 20% ahorros e imprevistos) y procurar mantener un endeudamiento máximo del 35% de su salario mensual.

Pin It on Pinterest

Share This