Costa Rica ha conseguido posicionar esta iniciativa a nivel internacional tras su lanzamiento en mayo pasado.

Por EFE

El canciller de Costa Rica, Rodolfo Solano, destacó este lunes la importancia de que la comunidad internacional apoye propuestas globales, impulsadas por su país, para atender la pandemia de la covid-19 tanto en materia sanitaria como para la recuperación económica de las naciones menos adineradas.

En entrevista con Efe, Solano subrayó dos iniciativas impulsadas por Costa Rica: un repositorio internacional para que los países tengan libre acceso a patentes y tecnologías para la atención de la pandemia; y el programa llamado FACE, el cual pretende la creación de un fondo internacional para países de renta media.

«Cuando se tienen este tipo de emergencias que ocurren focalizadas en un área, es mas sencillo que los países presten colaboración, pero en este caso es toda la humanidad y acceder a los flujos tradicionales de cooperación no es sencillo», comentó Solano.

EL REPOSITORIO CON LA OMS

Sobre el repositorio, el diplomático afirmó que el objetivo es que no haya una situación en la que países con limitaciones económicas o sociales no puedan tener acceso a las nuevas tecnologías, medicamentos y tratamientos contra la covid-19.

Solano afirmó que 40 países se han adherido a esta iniciativa que fue lanzada por Costa Rica en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que tiene como fin que «las patentes sean de libre acceso a la humanidad».

Según el funcionario, Costa Rica ha conseguido posicionar esta iniciativa a nivel internacional tras su lanzamiento en mayo pasado.

Este repositorio voluntario está diseñado para contrarrestar la monopolización del conocimiento sobre la covid-19 por parte de cualquier entidad y apela a la solidaridad de Gobiernos, sector privado, academia y entidades de investigación científica.

FACE, LA AMBICIOSA INICIATIVA ECONÓMICA

El canciller costarricense también aseguró que Costa Rica ha conseguido posicionar en la discusión internacional la iniciativa llamada FACE, que consiste en crear un fondo internacional destinado a aliviar las economías después de la pandemia.

FACE propone que este fondo sea creado con aportes del 0,7 % del PIB de cada país del G20, con el fin de que los países de renta media tengan acceso a financiemiento de largo plazo y a tasas de interés no mayores al 1 %.

El dinero sería colocado a través de las entidades financieras reconocidas y sin costos administrativos para los países, y con el propósito de que las naciones cumplan con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU, de la mano con una recuperación económica «verde y resiliente».

El canciller comentó que esta iniciativa ya ha sido adoptada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) para su impulso internacional.

Solano lamentó que en la última reunión del G-20 la declaración «no reflejó con precisión el interés» por esta propuesta.

Sin embargo, el ministro afirmó que Costa Rica seguirá trabajando en este tema a nivel multilateral y propondrá que Centroamérica y el Caribe sean el escenario para implementar un plan piloto.

«Seguimos creyendo que FACE es una posibilidad para aliviar los impactos» económicos de la pandemia, apuntó.

LA PANDEMIA Y COSTA RICA

El canciller calificó al 2020 como un año «complejo» en materia de política exterior, que supuso diversos retos, como por ejemplo el acceso a cooperación y la repatriación de ciudadanos costarricenses que solicitaron asistencia.

Solano dijo que la pandemia obligó a Costa Rica a llevar a cabo la «labor más importante de repatración de su historia» que abarcó a unas 9.000 personas que vivían en 115 destinos alrededor del mundo.

En cuanto a cooperación Solano también subrayó que Costa Rica ha recibido ayuda por unos 30 millones de dólares entre cooperación técnica, financiera y donación de equipos e implementos médicos para el personal de salud.

Costa Rica, país de 5 millones de habitantes, registró su primer caso de covid-19 el 6 de marzo anterior y desde entonces acumula 153.159 casos, de los cuales han fallecido 1.936 muertes, para una tasa de letalidad del 1,26 %.

Pin It on Pinterest

Share This