El gobierno anuncia la búsqueda de algunos paliativos como es la suspensión temporal del IVA y una posible disminución de las cargas sociales.

Por Revista Summa

Las medidas anunciadas por el gobierno sin lugar a duda traerán consigo un efecto económico sumamente severo al sector turístico del país. Se anuncia el cierre de las fronteras por 26 días en una época de alto tránsito de turistas al país, medida que sin lugar a dudas era necesaria para disminuir la incidencia del Coronavirus, pero que sin embargo genera un efecto económico muy fuerte en las empresas de este sector.
 
De acuerdo con el Máster Marco Vargas Siles, Contador Público-Especialista en Materia Tributaria, socio de la firma Vargas Vargas & Asoc, el gobierno anuncia la búsqueda de algunos paliativos como es la suspensión temporal del IVA y una posible disminución de las cargas sociales, no obstante, en la matemática de las finanzas de las empresas esto es insuficiente.

“Es claro que el efecto de no turistas ingresando al país no va generar ingresos a estas empresas, hay que recordar que el 13% al final es la extensión de un 100% del ingreso con el que operan las empresas para pagar los salarios de los trabajadores y cubrir los demás costos y gastos de operación de la compañía, de tal forma que más allá de una amnistía tributaria y una disminución de la carga social (de por si catalogada por la OCDE como una de las más altas de América) se debe buscar soluciones financieras más agresivas, tales como una disminución temporal de la tarifa del impuesto, el apoyo económico a las empresas con costos financieros realmente bajo entre otros”, comentó Vargas Siles.
 
Asimismo, según Vargas, el empresario debe valorar claramente sus opciones ante esta situación, por ejemplo, aunque una medida no deseada el artículo 74 del Código de trabajo señala como una de las causas de suspensión temporal del contrato de trabajo la siguiente “La fuerza mayor o el caso fortuito, cuando traiga como consecuencia necesaria, inmediata y directa la suspensión del trabajo”. Aspecto que no es automático y lleva sus gestiones ante el Ministerio de trabajo.
 
“En materia fiscal ante un evidente periodo con pérdidas económicas, es claro que se debe solicitar la anulación de los pagos parciales y no un aplazamiento como lo pretende el gobierno, lo anterior debe venir acompañado de una agilización de los tramites con el fin de que estos ajustes a los pagos parciales sean inmediatos, para lo anterior se debe seguir los lineamientos de la resolución 7-2018”, señaló Vargas.
 
Sin lugar a dudas, según Vargas, la prioridad para las empresas es obtener flujo de caja para poder atender sus gastos operativos, de tal forma que la suspensión de la retención del impuesto sobre la renta e IVA se hacen indispensables para lo cual se debe realizar la petición ante las autoridades fiscales, mediante el instituto jurídico establecido en el artículo 102 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios.
 
“Asimismo es conveniente valorar la solicitud de devolución de saldo a favor, en el caso que existan, lo anterior de acuerdo a lo contemplado en la resolución DGT-R-28-2018 y mediante el formulario 402, aunque es un recurso de lenta devolución al final el efecto de esta crisis será de meses”, explicó Vargas.
 
Aunque los citados tramites llevan su tiempo ejecutarse, según Vargas, sin lugar a dudas deben ser valorados ante un efecto económico que en el mejor de los casos mejorara en los próximos meses, pero que nos deja con una serie de obligaciones y compromisos en el camino.

Pin It on Pinterest

Share This