El Banco Central de Costa Rica eliminó el sistema de bandas cambiarias, y a partir de 2 de febrero usará la flotación administrada del tipo de cambio del dólar.

Por Revista Summa

El Banco Central de Costa Rica anunció que eliminó el sistema de bandas para delimitar el tipo de cambio del dólar con respecto al colón. A partir del 2 de febrero volverá a funcionar el mercado mayorista de divisas Monex. Con esto inicia la flotación administrada, en la que el Banco Central de este país interviene en la cotización para dar estabilidad al mercado. Es decir, participará comprando o vendiendo dólares para evitar movimientos fuertes en el tipo de cambio de esta moneda.

Los miembros de este órgano tomaron esa decisión porque hay un sistema financiero sólido y la economía atraviesa un periodo de tranquilidad. La banda cambiaria coadyuvó, entre otros, al abandono paulatino del ancla cambiaria, a reducir elefecto traspaso de variaciones en el tipo de cambio a la inflación local y el grado de dolarización en la economía y, por ende a mejorar la efectividad de la política monetaria.

Adicionalmente, en razón de la mayor participación del mercado en la determinación del tipo de cambio, mejoró el proceso de incorporación del riesgo cambiario en las decisiones de ahorro y consumo.

Desde el 12 de diciembre del 2013, el BCCR no realiza transacciones de divisas a los precios determinados por los límites de intervención de la banda cambiaria, y por tanto el país ha tenido una flotación «de hecho», tornando irrelevantes esos límites.

Estas tareas están apoyadas con un nivel de reservas internacionales cuyo saldo al 29 de enero del 2015 alcanzó US$7.322 millones, equivalente a 14% del PIB.

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), ve con buenos ojos la decisión de las autoridades del Banco Central de eliminar las bandas del tipo de cambio, y ejercer una flotación administrada.

Luis Mesalles, economista y miembro del Consejo Directivo de UCCAEP, considera que el cambio era de esperarse porque desde hace un buen tiempo las bandas no estaban cumpliendo su función, y la medida anunciada hoy asegura el trabajo que venía haciendo el ente monetario, en busca de la consolidación del esquema de metas de inflación.

“El Banco Central nos dice que tratará de evitar grandes fluctuaciones y esto da tranquilidad al sector empresarial, pues da más seguridad a la hora de planear inversiones futuras. Además con el programa de acumulación de reservas el banco busca impedir que el tipo de cambio se aprecie más, dado el entorno internacional de un precio de petróleo a la baja», comentó.

Por otro lado, Gerardo Corrales, director de la Asociación Bancaria Costarricense, opina similar.

«Nos parece que aprovechando la coyuntura de reducción de precios del petróleo, así como el simbolismo del tamaño de la banda, en el sentido de no uso del techo y el piso por parte del Banco Central, es el camino correcto la liberación de las bandas y reconocer públicamente la disposición del BCCR de participar en el mercado, conocido como flotación sucia, para evitar movimientos especulativos.

Ideal hubiese sido conocer reglas de intervención para evitar incertidumbre, pero creemos que es un primer paso en la dirección correcta de un sistema de inflación targeting».​

Las bandas cambiarias comenzaron a utilizarse en octubre de 2006, como un primer paso hacia la flotación libre del tipo de cambio.

Pin It on Pinterest

Share This