Primer efecto negativo sería un aumento en el tipo de cambio del dólar.

Por Revista Summa

Hay muchas circunstancias que le hacen un enorme daño a la economía, sin duda una de ellas es la incertidumbre.

El Estado de la Nación facilitó la conformación de una mesa multisectorial para resolver el principal problema de nuestro país: estamos endeudados, los intereses son muy altos y seguimos gastando más de lo que recaudamos. Sin embargo, entre las condiciones estuvo lograr la participación de todos los sectores convocados. Algunos de ellos declinaron la invitación y otros ni siquiera respondieron; con esto, no se pudo realizar la primera reunión.

Según el economista Jorge Benavides, luego de quedar en vilo la convocatoria a diálogo nacional para buscar soluciones a la crisis fiscal del país, los efectos en la economía nacional podrían reflejarse inmediatamente.

El primer efecto negativo sería un aumento en el tipo de cambio del dólar.

Días atrás, cuando el presidente de la República, Carlos Alvarado, aseguró en cadena nacional que se suspendía la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la divisa estadounidense aumentó su precio de venta. Sin embargo, el Banco Central de Costa Rica (BCCR) intervino con más de $30 millones para evitar un alza mayor.

“Cuando hablamos de incertidumbre, el primer efecto lo podríamos ver con el precio en el tipo de venta para los próximos días. Hay que estar muy atentos también a las intervenciones de las autoridades económicas” manifestó Benavides.

Para el economista, la falta de negociación también repercutirá en un aumento en las tasas de interés de los créditos, así como un cambio en las calificaciones del país por parte de las agencias calificadoras internacionales.

“Pese a que el gobierno minimizó la importancia de tener calificaciones positivas en estas agencias, es importante para los inversionistas cómo se ve Costa Rica ante los mercados internacionales. Es posible que esto le pase la factura a muchas personas que están intentando recuperarse económicamente en este momento” agregó el experto.

Benavides concluyó que Costa Rica podría caer en default para el primer trimestre del próximo año si no se logra una negociación pronto. Esto significa que nuestro país sería incapaz de pagar sus deudas con organismos internacionales. Al mismo tiempo, asegura que nuestro país ha perdido el tiempo pese a tener el abismo fiscal más cerca que nunca.

Pin It on Pinterest

Share This