Las seis plantas geotérmicas del país trabajan a su máxima capacidad para suministrar una base firme y renovable para el abastecimiento nacional.

Por Revista Summa

El Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) garantiza que el suministro de electricidad se mantendrá constante a pesar de las condiciones secas atípicas predominantes en el país y que han reducido sustancialmente las lluvias habituales para la época, principalmente por el fenómeno de El Niño.

Entre las medidas para enfrentar este período, de acuerdo con las proyecciones actuales, el ICE implementa:

  • Aumento del aporte de la geotermia.Las seis plantas geotérmicas del país trabajan a su máxima capacidad para suministrar una base firme y renovable para el abastecimiento nacional.
  • Retraso en mantenimiento de plantas.Los desembalses y los mantenimientos programados se ajustarán a las condiciones para garantizar el suministro nacional, sin poner en riesgo los equipos ni las instalaciones.
  • Monitoreo de capacidad de embalses de regulación.Por aportar la regulación necesaria al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), los embalses Arenal, Cachí, Pirrís, Angostura y Reventazón se mantienen bajo un monitoreo estricto para garantizar su óptima operación, de forma tal que su ciclo de llenado sufra la mínima afectación a causa de los efectos del fenómeno que enfrenta toda la región centroamericana.
  • Empleo de importaciones y respaldo térmico.Tal y como lo ha expuesto el ICE, tras la optimización de las fuentes renovables de la matriz eléctrica nacional, el Instituto recurre a compras en el Mercado Eléctrico Regional (MER) para nivelar la demanda, y como último recurso, enciende sus plantas térmicas, principalmente Garabito.

El ICE se mantendrá en constante revisión de las condiciones climatológicas y tomará las medidas correspondientes, reiterando su compromiso con el pueblo costarricense de garantizar un servicio eléctrico de calidad, basado en los criterios de sostenibilidad, solidaridad y continuidad.

Pin It on Pinterest

Share This