Costa Rica aplica herramienta tecnológica desde 2015 para atender de manera integral a las familias que viven en condiciones de pobreza.

Por Revista Summa

Como parte de los esfuerzos para avanzar en la reducción de la pobreza y pobreza extrema, Costa Rica hizo un llamado a la acción para que líderes mundiales apliquen el uso de medidas como el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) para liderar el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en especial el ODS 1: Fin de la pobreza.

La exhortativa la realizó este miércoles el presidente Carlos Alvarado, en un encuentro de alto nivel paralelo a las sesiones que se realizan en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Alvarado expuso el impacto que el IPM ha tenido en el desarrollo de políticas públicas integrales y focalizadas con base en información técnica, como herramientas de gestión y para transparentar los desafíos nacionales de combate y reducción de la pobreza y la pobreza extrema.

“Hace unos años en Costa Rica y en otros países entendimos que la pobreza como tal debe de ser atendida en todas sus dimensiones, más allá del ingreso económico”, manifestó Alvarado, agregando que “con las nuevas herramientas tecnológicas, en Costa Rica ya sabemos a qué familias no estamos llegando con el apoyo, hacerlo es nuestro siguiente paso”.

Desde que se lanzó el IPM en 2015, la pobreza multidimensional bajó de 21,8% en ese año a un 18,8% en 2017, y se mantuvo en 2018.

Agregó que el “ingreso económico es una consecuencia de la realidad de las personas, por eso debemos conocer las circunstancias de vida de cada una, darle un rostro humano a cada acción que hacemos”.

En la actividad liderada por Costa Rica participaron el jefe de estado de Curacao, Eugen Rhuggenaath; autoridades gubernamentales como Teodoro Ribera, ministro de relaciones exteriores de Chile; representantes de Estados Unidos, Seychelles, México, Sudáfrica, Bután, Bangladesh, Pakistán, Egipto, Nigeria y Filipinas.

También asistieron la Primera Dama de Costa Rica, Claudia Dobles, la costarricense Rebeca Grynspam, Secretaria General de la Secretaría General Iberoamericana; Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL); el Director Regional para América Latina y El Caribe en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), representantes del Censo de los Estados Unidos, de la Secretaría General de la Liga Árabe, Agencia Sueca Internacional de Cooperación al Desarrollo, Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y Horizonte Positivo, Costa Rica.

En la apertura del foro, el mandatario costarricense enfatizó sobre la necesidad de continuar con los esfuerzos que permitan disminuir la brecha de la desigualdad social y por ello la iniciativa de debatir y buscar un marco que permita a los gobiernos o instituciones elaborar políticas más allá de las ejercicios convencionales de medición de pobreza.

Asimismo, comentó que “desde nuestra experiencia queremos compartir las buenas prácticas que hemos estado implementando para diseñar política innovadora que beneficie a las poblaciones más vulnerables del país y no dejar a nadie atrás”.

En la discusión hubo un común acuerdo de atender a la pobreza desde un enfoque multidimencional, integrando un análisis desde un nivel de ingreso económico como de otras variables que inciden en la calidad de vida de las personas. Los panelistas externaron la importancia de atender las necesidades especiíicas de aquellas carencias de las poblaciones y el impacto positivo en la utilización del IPM.

Sobre esto, el Presidente Alvarado expresó que “los indicadores deben de establecer en cada país de acuerdo con sus características. Por ejemplo, en Costa Rica no era tan importante analizar la carencia de electricidad porquen existe una cobertura de 99%, pero sí lo era el acceso a Internet, una herramienta que hoy en día es fundamental para el desarrollo humano”.

El panel de alto nivel estuvo moderado por Sabina Alkire, prestigiosa economista y directora de la Iniciativa de Pobreza y Desarrollo Humano de Oxford (OPHI), quien explicó que el IMP “es una medida que muestra quién está siendo “dejado atrás” en muchos indicadores de los ODS interconectados al mismo tiempo”. 

“El Informe Global de Desarrollo Sostenible 2019 indica que, de acuerdo con el Índice de Pobreza Multidimensional Global, 1.300 millones de personas son pobres, la mitad de las cuales son niños y niñas.

También precisó que “el informe muestra que Costa Rica utiliza su IPM nacional y medidas de pobreza monetaria como herramientas de gestión, al igual que su sector privado. La pobreza, es nuestro mayor desafío global, y es complejo. Pero el compromiso y la creatividad de muchas personas, informadas por medidas rigurosas, pueden generar cambios importantes”.

Sobre el IMP en Costa Rica

El IPM fue lanzado en Costa Rica en 2015, cuando el mandatario Alvarado era Ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social. Con esta implementación se desarrollaron políticas públicas integrales y focalizadas para mejorar el nivel de vida de las familias en pobreza y pobreza extrema.

En Costa Rica el IPM representa una herramienta de medición complementaria con la Línea de Pobreza, en donde se contemplan cinco dimensiones (Educación, Salud, Vivienda, Trabajo y Protección Social) y un total de 19 indicadores.

De esta forma se podría detallar el grado de situación de pobreza de las personas de acuerdo a características como rezago educativo, condición de vivienda, acceso a servicios básicos, protección social, entre otros; para así focalizar la intervención que requería cada familia y dirigir con mayor eficiencia la política pública a quienes realmente más lo necesitan.

Este evento fue organizado en nombre de la Red de Pobreza Multidimensional (MPPN, por sus siglas en inglés), una red de formuladores de política de alto nivel de casi 60 países – y de la cual Costa Rica forma parte- y 20 organizaciones internacionales enfocadas en medir y reducir la pobreza multidimensional. La Secretaría de la MPPN fue creada por la Iniciativa de Pobreza y Desarrollo Humano (OPHI, por sus siglas en inglés), de la Universidad de Oxford.

Pin It on Pinterest

Share This