En el año 2012 el Estado oficializó el compromiso de Costa Rica de llegar a ser un país carbono neutral en 2021

Por: Revista Summa

Fomento Urbano se convirtió en la primera empresa desarrolladora de proyectos habitacionales del país en ostentar la certificación de carbono neutralidad, en un esfuerzo por mitigar el impacto al ambiente que genera en su quehacer diario.

En el año 2012 el Estado oficializó el compromiso de Costa Rica de llegar a ser un país carbono neutral en 2021. Actualmente esta iniciativa está liderada por la Dirección de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE). Fomento Urbano obtuvo su certificación con INTECO, una de las dos organizaciones autorizadas por el Gobierno de la República para tal fin, el siguiente paso es la inscripción en el Programa País, que culminará el 13 de agosto próximo.

“Nos unimos con mucho compromiso y orgullo a esta iniciativa país, siendo consistentes con nuestro compromiso social y ambiental, completamente convencidos de que estas acciones van en beneficio de cada uno de los costarricenses. Ser carbono neutral es un valor agregado que damos a nuestros clientes, que cada vez están mejor informados y prefieren empresas responsables y preocupadas por el ambiente”, expresó Guillermo Bonilla, Gerente General de Fomento Urbano.

Dentro de las acciones llevadas a cabo por la empresa está la campaña permanente de concientización a los colaboradores, que enfatiza en la importancia del uso eficiente de los recursos, mensaje que se traslada con ellos a cada uno de los hogares.

Fomento Urbano mantiene un comité de evaluación de consumo energético, que constantemente está aplicando buenas prácticas para reducir este consumo. Por ejemplo, en conjunto con la CNFL se determinaron las principales fuentes de consumo eléctrico y se cambió el horario de encendido de aires acondicionados para que no coincida con el de las computadores.

Directamente en los proyectos habitacionales, se han aplicado prácticas constructivas que buscan la armonía con el ambiente y el menor impacto posible. Así, por ejemplo, cada proyecto en donde no hay red de alcantarillado disponible, cuenta con plantas de tratamiento aeróbicas de primera calidad y totalmente amigables con el ambiente para prevenir cualquier contaminación de aguas subterráneas.

Con estas y otras acciones, Fomento Urbano logró reducir sus emisiones directas en un 10% entre el 2013 y el 2014. Están en proceso de cambiar la tecnología de los aires acondicionados y la iluminación para lograr reducir al mínimo sus emisiones.

Pin It on Pinterest

Share This