Los comercios no han podido operar los fines de semana desde el inicio de la pandemia y la directriz confirmada al día viernes.

Por Revista Summa

Para la Cámara de Comercio de Costa Rica, las medidas presentadas la tarde del viernes 19 de junio donde el Ministro de Salud, Daniel Salas, comunicó que se daba marcha atrás con el cronograma de aperturas, representan un golpe fuertísimo a la economía.

«Como sector, teníamos todo listo y con una alta expectativa para abrir el fin de semana y aprovechar la fecha especial del Día del Padre», manifestó Julio Castilla Peláez Presidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica.

Los comercios no han podido operar los fines de semana desde el inicio de la pandemia y la directriz confirmada al día viernes, pretendía que se volvieran a abrir las puertas con la mitad del aforo y atendiendo las medidas sanitarias. Esto representó preparación e inversión de parte de los comercios en términos de inventario y personal, por lo que el impacto de esta decisión es muy fuerte y negativo en términos económicos para los comercios.

Durante las primeras ocho semanas de la emergencia nacional, el sector comercial alcanzó una pérdida de más de 504 mil millones de colones, lo que equivale al 1,5% del Producto Interno Bruto del país. Este monto refleja las pérdidas en ventas que han enfrentado los 18.000 comercios costarricenses en los pasados meses de emergencia nacional, por eso al cumplirse ya 12 semanas, como sector se tenía una gran esperanza y expectativa.

«Reiteramos nuestro compromiso con la salud y seguridad de las personas y con seguir cumpliendo con los protocolos del Ministerio de Salud para mitigar la propagación masiva del COVID-19; sin embargo, instamos al señor Ministro de Salud que sopese esta decisión que ha tomado y que nos permita seguir trabajando y colaborando para sostener el empleo de las familias costarricenses», concluyó

Pin It on Pinterest

Share This